El río Sanzu (三途の川)

Almas cruzando el río

Según la antigua tradición budista japonesa… tras alcanzar el fín de la vida terrenal, los muertos deben atravesar el río Sanzu (三途の川) (de forma similar al Estigia en la mitología griega) y, por ello, en los funerales nipones más tradicionales se les entierra con seis monedas. Según la leyenda, el difunto pasará por diferentes pruebas antes de llegar a la otra orilla. Los que han sido buenas personas, llegarán sanos y salvos, los que no serán arrojados a demonios o dragones :

Mitsunobu Sanzu River

Pero cuando un niño o bebé muere (o se trata del espíritu de un aborto), ese alma no tiene experiencia suficiente para pasar las pruebas o ser juzgado, por lo que la diosa Datsue-ba, les acoge y les deja a la ribera del río (a modo de purgatorio) para que amontonen guijarros hasta que hagan un montón tan alto que les permita alcanzar el paraíso (se puede ver a la derecha de la imagen inferior), pero cada cierto tiempo los demonios malignos les tiran sus torres y los niños tienen que empezar su obra desde el principio.

img_1771936_18306386_0

Solo las oraciones de sus familiares vivos a los Warabe Jizo, permitirán que los niños dejen de estar al borde del río para toda la eternidad y pasen al otro lado escondidos entre las ropas de los espíritus benignos…

Gracias a Marc Bernabé por inspirarme a investigar sobre este tema. 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *