Sanja Matsuri de Asakusa (浅草三社祭)

浅草三社祭

El mes pasado tuve la posibilidad de ir con un amigo al Sanja Matsuri de Asakusa, uno de los tres festivales más importantes de Tokyo. Se celebra el tercer fin de semana de Mayo en el templo Sensō-ji, que lo organiza junto con los vecinos del barrio de Asakusa. Y aunque cada vez viene más gente a verlo, merece la pena porque es muy visual.

神輿と仏塔

La palabra Sanja (三社) significa literalmente “tres santuarios”, ya que todo gira en torno a tres mikoshi principales. Los mikoshi son pequeños santuarios (o altares) portátiles que la gente lleva a hombros como si fuera una procesión (véase la fotografía sobre estas líneas). Estos en concreto están dedicados a los tres fundadores del templo.

Taiko-san

Según la leyenda, dos hermanos que estaban pescando, Hinokuma Hamanari y Hinokuma Takenari, encontraron una estatuilla de la diosa Kannon al recoger sus redes una mañana de marzo del año 628. Uno de los señores con más influencia del lugar, Hajino Nakatomo, les explicó de quién era la estatua e instruyó a los pescadores sobre el budismo.

笑顔

Fue entonces cuando decidieron hacer un pequeño santuario para la reliquia y, de esta manera, se convirtieron en los fundadores del templo. Se supone que sus espíritus aún residen en él, lo que no se es si se les considera dioses o no llegan a tal grado. El caso es que esta fiesta está dedicada a ellos como agradecimiento.

Mikoshi

Aunque son 3 los mikoshi principales del festival, durante los desfiles, llamados Daigyōretsu (大行列), veremos pasar decenas de ellos pertenecientes a diferentes agrupaciones (parecidos a las peñas o cuadrillas de los pueblos en España). Algunos son llevados por niños, ya que detrás del evento multitudinario, hay una celebración familiar para los vecinos del distrito.

東京スカイツリー

Aunque lo más conocido del festival son los desfiles y los gritos de ánimo mezclados con la música de los taiko y los Shakuhachi, hay varias celebraciones religiosas y rituales a lo largo del fin de semana, ya que no hay que olvidar que el origen de esta festividad es religioso.

La chica del Taiko

Aunque había mucha gente y en algunos momentos puede resultar agobiante, se pueden hacer pequeños descansos visitando las tiendas de los alrededores (muchas de ellas sacan mesas al exterior para mostrar sus productos a curiosos y visitantes) o simplemente tomar algo en los típicos yatai (puestecillos) de comida, refrescos y kakigori (raspados de hielo con sirope):

Kakigori

Para acabar me gustaría dejar algunos datos curiosos sobre este festival. Para empezar, es una de las escasas ocasiones en las que se pliegan los grandes farolillos (chōchin) del templo para que puedan pasar los mikoshi ( como podemos ver en la imagen inferior). También durante este evento, es uno de los pocos momentos en los que los yakuza (la mafia japonesa) pueden mostrar sus tatuajes, tal y como podemos ver en esta fotografía de la Wikipedia, aunque este año no vi ninguno. Para finalizar, comentar que es posible ver Geisha y Maiko por los alrededores, ya que durante los días del festival hacen actuaciones (que requieren reserva de entradas).

Chochín plegado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *