Ahora mismo lees el archivo de

Bohol

El tarsero (tarsier)

Tarsier

Sé que es raro que le dedique una entrada de mi blog a un animal, pero este caso es una excepción, ya que es hablaré de uno muy especial que no se ve todo los días. Se trata del tarsero (o tarsier), un tipo de primate insectívoro de diminutas dimensiones (en comparación con el resto de primates) que solo se encuentra en unos pocos países del sudeste asiático (concretamente, la isla de Borneo algunas zonas de Indonesia y la isla de Bohol, en Filipinas.

眼鏡猴

Curiosamente en japonés a este animal se le llama Meganezaru (メガネザル), que literalmente traducido sería el “mono de las gafas” por la forma y desarrollo de sus globos oculares. Aunque a mí la parte de su cuerpo que me llama más la atención son sus manos y pies alargados con esos dedos tan hábiles y huesudos que tanto nos pueden recordar al ser humano. También me llamó la atención su larga cola que puede alcanzar los 27 centímetros (en relación con los escasos 15 o 16 centímetros que puede llegar a medir el cuerpecito de un ejemplar adulto)

眠いメガネザル
Un tarsero echándose una siestecita a la sombra

Es una especie que, aunque aún no está en peligro de extinción, es cada vez más escasa, por lo que, además de los que están en total libertad, hay varios ejemplares en pequeños espacios naturales (como parques). Como es difícil verlos en libertad, lo más fácil es acercarse a este tipo de “parques” que se han convertido en unas de las mayores atracciones turísticas de la isla. Para finalizar, comentar que, aunque puedan parecer muy lindos, no los consideraría como mascotas, ya que en cautividad acaban muriéndose y, además, históricamente (en algunas áreas) se les consideraba animales malévolos o de mal agüero, así que por algo será…

Tarsier

Avistamiento de delfines en Bohol

Delfines

Hoy, como cada miércoles, hablo de mis aventuras fuera de Japón, y, como hace unas semanas os hablé de cómo llegamos a la isla de Bohol en nuestro viaje a Filipinas durante el año nuevo chino, hoy me gustaría retomar la historia y comentar una de nuestras expediciones por la isla. Ese día lo planificamos para visitar varias playas de la zona, y en nuestro hostal nos avisaron de que si madrugábamos, de camino a la isla de Balicasag (uno de los lugares que queríamos visitar) podríamos avistar delfines en su hábitat. Así que no nos lo pensamos dos veces y decidimos hacerlo de esa forma.

DSC_5694

Tras un camino en coche hasta la costa, llegamos a la barca al amanecer, y tal y como nos prometieron, de camino a la isla pudimos ver los delfines muy de cerca. Siempre es bonito ver animales tan lindos, pero la sensación que me quedó fue un tanto agridulce. Las hileras de pequeñas embarcaciones en algunos casos perseguían y “acorralaban” a los delfines para que la gente pudiera verlos más claramente, y me dió la sensación de que, aunque estaban en su propio hábitat natural, no eran libres.

DSC_5701

Si esto está sucediendo ahora que todavía este sitio no es tan popular como otros destinos turísticos de la zona, me dió por preguntarme que sucedería dentro de unos años, cuando empiece a estar masificado… ¿vosotros qué opináis?

La isla de Bohol

Bohol Sea Resort

Aunque suelen ser los miércoles cuando hablo de mis aventuras fuera de Japón, como ayer fue festivo y anduve un poco perdido (los que me seguís, ya lo sabéis por mi Twitter), he decidido hacer una excepción y continuar hablando hoy de mis viajes por Filipinas, concretamente de la ruta que hice durante el último año nuevo chino. Hoy centraré mi artículo en la isla de Bohol, pero, para seguir un orden mínimamente cronológico, os comentaré, previamente aterrizamos en Manila y apenas pasamos una noche en la capital filipina ya que al día siguiente por la mañana tomamos un vuelo hacia Cebú.

Mariposas - Butterflies
Una turista china con mariposas sobre su cabeza
en un Butterfly garden de Bohol 🙂

Una vez allí tomamos un ferry hacia Tagbilaran, la capital boholana (hay vuelos directos a ella desde Manila pero buscamos en Momondo y vimos que, en ese época del año, se subían de presupuesto). Hay varios tipos de embarcaciones y nuestra idea era tomar una de las rápidas, que apenas tarda dos horas, pero debido a retrasos en los vuelos llegamos tarde para coger la última y tuvimos que tomar el barco nocturno, que tarda 5 horas, eso sí tienes la oportunidad de ir en cama a un precio módico, no obstante aún en el pasaje de primera clase viajábamos en un espacio diáfano que albergaba varias decenas de literas, es decir, compartimos “camarote” con un centenar de filipinos, tal y como comenté en esta foto de mi instagram.

Sonrisas Boholanas
Un grupo de niñas boholanas sonríe al vernos ataviados
con cámaras frente a la panadería de su barrio en Tagbilaran

La experiencia fue bastante curiosa, de hecho, conocí a un par de chicas filipinas en el viaje con las que aún tengo contacto, pero llegamos bastante tarde a Tagbilaran, y nos acostamos. Esta ciudad no es muy grande, pero es muy acogedora, merece destacar la simpatía de los boholanos, que me parecieron más alegres (incluso) que los filipinos de Manila o Palawan, así que fue el cuartel general ideal para nuestras excursiones por la isla. Posiblemente el lugar a visitar más popular sean las “Colinas de Chocolate“, denominadas así por su caprichosa forma y original color, pero que no es lo único que podemos disfrutar.

Chocolate Hills

De hecho, si me preguntárais, me sería muy difícil concretar qué fue lo que más me gustó, porque esta isla tiene de todo: flora (desde zonas de espesa vegetación a playas paradisiacas), fauna (desde delfines hasta tarsier – en castellano, tarsero -, una especie de primate enano que se da en muy pocos lugares del planeta) e historia (catedrales, torreones, fortalezas y otros edificios coloniales). Ya os hablaré más detenidamente de cada cosa, pero de momento, espero que este artículo y las fotografías que lo acompañan, os haya servido para dejaros la miel en los labios.

Edificios coloniales

Tarsier
El Tarsero es una especie muy especial de primate que se dá en esta isla

Panglao paradise
Una de las fabulosas playas de Panglao