Ahora mismo lees el archivo de

Japón

El paseo del filósofo de Kyoto

Philosophers Walk - Kyoto (iPhone4)

De nuevo, perdonad que tarde tanto en actualizar pero es que no paro, acabo de aterrizar de un viaje “relámpago” de negocios a Hong Kong y voy a aprovechar que estamos en plena primavera para hablar de uno de los rincones de Kyoto que más bellos están en esta época, aunque, a decir verdad, toda la ciudad está preciosa. Se trata del paseo del filósofo de Kyoto, un camino de unos dos kilómetros que bordea un canal que discurre entre cerezos, templos, santuarios y tiendas de recuerdos, dulces y artesanía.

哲学の道

El camino recibe su nombre en referencia a Kitarō Nishida, un célebre profesor de filosofía del siglo pasado que recorría este camino para inspirarse y meditar (su tumba puede visitarse en Kamakura). El camino comienza cerca del pabellón de plata, y acaba en el templo Eikando Zenrin-ji, aunque dicen que el filósofo continuaba su paseo hasta en el Nanzenji. Hacer este paseo es una delicia en cualquier época del año, pero las primeras semanas de Abril es sencillamente impresionante:


Este es el adelanto que di
el año pasado en Instagram

Estas semanas es cuando florece el cerezo y el camino deja de ser filosofía para convertirse en poesía. Y cuando los flore caen y bailan con el viento durante el sakura fubuki, el agua del canal se esconde tras el blanco de los pétalos que lo navegan, como si la propia naturaleza les dejara despedirse hasta el año siguiente de todo aquel que se pare a observarlos.

Río de pétalos de cerezo (iPhone4)

Si quieres viajar conmigo a Kyoto pulsa aquí.

Jōruri-ji (浄瑠璃寺)

Jōruri-ji

Hoy me gustaría seguir hablando de los templos que descubrí durante la ruta de senderismo que hice por el valle del río Kizu, en la frontera entre las prefecturas de Nara y Kyoto, un emplazamiento privilegiado al que los turistas no llegan y que permiten que viajes en el tiempo hasta regresar a los principios de la era feudal japonesa. Esta ruta, me llevo inicialmente me llevó al templo Gansen-ji (岩船寺), del cual ya os hablé en este post. Pues bien, a apenas 1,5Kms encontramos este otro que hoy nos ocupa: el Jōruri-ji (浄瑠璃寺).

浄瑠璃寺

Este templo es uno de los pocos de la rama budista “Tierra Pura” que sobreviven y aún conservan su jardín desde principios del período Heian aunque si bien es cierto que ha tenido varias restauraciones a lo largo de la historia, siendo la última la de 1976, en la que se hizo un gran trabajo de recuperación del jardín. En el interior del edificio principal (sobre estas líneas) reposan estas 9 imágenes del buda Amitābha que representan las 9 etapas del nirvana:

Amida Nyorai

Estas permanecen en el lado oeste del lago, que representa el paraíso. El estanque, en el centro, representa la frontera entre el mundo de los vivos y de los muertos, por eso, en el otro lado encontramos una pagoda que, en su interior, tiene una imagen de un buda curativo: Yakushi Nyorai, muy necesario en el mundo de los vivos, pero que carecería de mucho sentido en el de los muertos. Esta orientación con un estanque en medio es muy típica de los jardines de esta rama del budismo.

Jōruri-ji Pagoda

Inicialmente, el templo era solo el edificio principal, que fue construido en el 1107 de nuestra era en una localización que no se conoce con exactitud, lo que si se sabe es que fue trasladado a su ubicación actual en 1157. La pagoda se trajo desde Kyoto, poco después, en 1178 para albergar la imagen que traería el equilibrio espiritual al “cosmos” que, en definitiva, es lo que quieren representar este tipo de jardines.

Jōruri-ji Hondō

Para acceder a este templo, podéis andar desde el Gansen-ji (岩船寺) o, si queréis venir aquí directamente, ir en tren hasta la estación de Kamo de la línea JR, salir por la salida este (東口) y tomar un autobús comunitario de la línea 10 o directamente tomar el autobús expreso 112 desde la estación de Nara (ya sea la de JR o o la de la línea privada Kintetsu). La entrada al templo cuesta 300yenes por persona (haz clic sobre la cantidad para ver el cambio en Euros)

Takayama (高山)

Takayama (高山)

Hoy voy a hablar de una ciudad que se encuentra en el corazón de los Alpes Japoneses. Se trata de la ciudad de Takayama (高山), aunque muchas veces oiréis que se refieren a ella como Hida-Takayama, haciendo referencia a la zona en la que se encuentra (la región de Hida) ya que “Takayama” (a secas) podría dar lugar a confusión al ser un nombre muy común, de hecho, lo comparten varios pueblos, barrios y pedanías a lo largo y ancho de todo Japón.

飛騨高山茶屋

La región de Hida es popular entre los japoneses por varias cosas, principalmente por su ternera que, junto con el buey de Kobe, es una de las denominaciones de origen del vacuno más valoradas del país nipón. Además, aquí se sirve de una forma muy auténtica, con Hoba Miso (朴葉味噌), es decir, servida cruda sobre una hoja de magnolia con el miso, setas (normalmente enoki) y cebollino (aunque puede haber otras variedades). Como veis en la fotografía bajo estas líneas, la hoja se coloca sobre una pequeña parrilla cerámica y cada uno se la cocina al gusto junto con el resto de ingredientes.

朴葉味噌

Además de por su gastronomía, esta región es también conocida por su nihonshu (o por el sake, como le solemos llamar en occidente). De hecho, las casas que tienen una bola de cañas de arroz en su puerta (como la de la imagen bajo estas líneas) son aquellas que tienen tradición de realización y venta de este producto, por lo que si entramos podremos degustar y adquirir diferentes tipos de vinos y licores típicamente nipones.

Sakería

Con los factores descritos hasta ahora, como os imaginaréis, este era uno de mis rincones favoritos para perderme, relajarme, disfrutar de un buen onsen y darte a la buena comida y el buen beber. Actualmente, esta ciudad se ha hecho más popular entre los turistas y muchos japoneses de la zona (y extranjeros residentes) hemos optado por rincones cercanos pero no tan frecuentados por viajeros ocasionales, aunque he de reconocer, que Takayama tiene un “algo” que siempre te hace volver.

Takayama Asa-ichi

Quizá parte de ese “algo” que comentaba en el párrafo anterior sea la vida de los mercados matutinos (asa-ichi). Hay varios en distintos puntos del pueblo y se pueden visitar todas las mañanas (menos la de año nuevo) desde las 9am. Allí encontraremos gente local y otros que vienen de los alrededores para vender sus productos, pero también con ganas de conocer gente nueva y hablar con cualquier forastero (japonés o extranjero) que les pueda dar conversación para saciar su curiosidad sobre cómo es la vida en el lugar de donde vienes.

Miyagawa (宮川)

Otras de las cosas de esta ciudad sobre las que me gustaría hacer especial mención son dos grandes festivales de esta localidad, los Takayama Matsuri (高山祭): el de primavera (14 y 15 Abril) y el de otoño (9 y 10 de Octubre), donde se sacan por las calles unos carros muy ornamentados llamados yatai que datan del siglo XVII. No obstante, si no puedes ir en estas fechas y te interesa mucho este tema hay una especie de museo llamado Yatai Kaikan, donde las puedes ver el resto del año.

飛騨国分寺

Si lo que os gusta son los templos, aunque en esta ciudad no hay ninguno especialmente espectacular, si que encontraremos varios que captarán nuestra atención. El más fácil de ubicar es el Hida kokubunji (en la imagen), ya que está en el centro de la ciudad y tiene una pagoda de 3 niveles.

Hida Kokubunji

Para finalizar comentar que, aunque hay muchas formas de llegar a Hida-Takayama, la más rápida probablemente sea ir hasta Nagoya y allí tomar el expreso rápido Hida Wide View de la compañía ferroviaria JR.

El reloj de agua de Kanazawa

La primera vez que fui a Kanazawa, al salir de la estación de JR, varias cosas que me llamaron la atención. Una fue el Tsuzumi O-Torii, que es una mezcla entre un Tsuzumi y un Torii que se ha convertido en uno de los símbolos de la ciudad. La otra, su original reloj de agua que, además de marcar la hora, muestra mensajes de bienvenida con un sistema de pequeños chorros de agua controlados por una válvulas que se gestionan por ordenador. Creo que mejor que describirlo con palabras, lo mejor es que veáis el vídeo. A mí, personalmente, me pareció bastante original.

Máquina expendedora de Tenugui

手拭い販売機

Ya sabéis que en Japón, una de las cosas que podemos encontrar en abundancia son máquinas expendedoras, pero me refiero a solo las habituales de bebidas, si no a la amplia variedad que existe en todo el territorio nipón, en las que podemos comprar de todo. Hoy os traigo una que me llamó especialmente la atención un día que paseaba por mi querida Nara (ciudad en la que viví dos años): una máquina expendedora de tenugui y pañuelos de tela.

Máquina expendedora de Tenugui

Los tenugui, son piezas rectangulares de tela, normalmente de algodón y, aunque sus medidas pueden variar, están en torno a los 90cm de largo por 35 de ancho. Hay diferentes tipos y su uso es bastante variado, los más simples se usan como toallas o como prenda en algunas artes marciales (como el Kendo), pero también los hay con un acabado muy fino que se usan con fines decorativos, algunos son tan lindos que se enmarcan. Parece que en Nara y otras ciudades de la región de Kansai se ha puesto de moda vender este tipo de ornamentos como omiyage (souvenirs) y por eso una tienda de recuerdos de la ciduad ha decidido poner una máquina y poder seguir vendiéndolos las 24 horas.

Tenugi Vending Machine

Además de los tenugui, que valen entre 840 y 1680 yenes, se pueden comprar pañuelos de tela por 340 y 420yenes, y mascarillas de tela por 650 y 690 yenes (pulsad sobre la cantidad para ver su equivalencia en Euros). Los precios dependen del tamaño del producto. Para finalizar, y como anécdota, destacar que en la parte superior de la máquina, pone, en la derecha: ちっちゃなおみやげ屋 (pequeña tienda de recuerdos) y en la izquierda: ごめんねたばこじゃないのです (lo sentimos no es una máquina de tabaco). ¿Qué os compraríais vosotros? ;)

Shimekazari (注連飾り)

Shimekazari

Como cada año por estas fechas, os voy a hablar de otro elemento que caracteriza al año nuevo japonés. Cada año voy descubriendo uno y, en esta ocasión, se trata del Shimekazari (注連飾り), un adorno tradicional que, la primera vez que lo vi, me recordó a esas enormes sogas con unos papeles blancos colgando que se pueden ver en muchos santuarios o elementos sagrados del sintoísmo (la religión propia de Japón), por ejemplo en estas puertas torii:

Shimenawa y Shide

Esta cuerda, hecha de paja de arroz (llamada Shimenawa) y las tiras blancas que cuelgan (llamadas Shide) delimitan un espacio sagrado en el que no tienen cabida los malos espíritus, así que podríamos considerar que el shimekazari es un derivado en miniatura que protege nuestra casa, colegio o lugar de trabajo (dependiendo de a la entrada de qué lugar lo coloquemos) para recibir el nuevo año sin ninguna influencia negativa. No obstante en este adorno hay versiones muy sofisticadas con muchos más elementos que no veremos en los santuario, fijaos en la siguiente imagen:

lobster

Por ejemplo, la mandarina de las fotografías (que es realmente un tipo de naranja amarga) se llama daidai (en japonés 橙) que se pronuncia igual que otra palabra japonesa (que se escribiría 代々) que se podría traducir como “de generación en generación” indicando la permanencia de la familia. Los brotes de pino (y a veces de otras plantas) indican esperanza y descendencia y otros elementos, como la langosta, indican larga vida. Como veis, todo ornamento tiene su significado. En realidad, hay muchos más que no comento, pero os invito a descubrir qué significado tienen. ;)

Shimekazari Taxi

La imagen sobre estas líneas es simplemente una curiosidad y es que, bastante gente, sobre todo la que tiene que usar un vehículo frecuentemente (taxistas, transportistas, comerciales o simplemente gente que toma el coche cada día para ir al trabajo), pone también un shimekazari en la parte frontal del mismo.

Para terminar, me gustaría recordar otros elementos del año nuevo japonés que he ido mencionando en años anteriores:

¡¡ FELIZ AÑO NUEVO A TODOS !!