Ahora mismo lees el archivo de

Alpes japoneses, Page 2

La ruta Nakasendō (中山道)

中山道

Aunque los miércoles suelo hablar de mis aventuras fuera de Japón, hoy haré una excepción ya que llevo unos días sin actualizar el blog y, en este post, quería compartir la causa de esta ausencia y es que, tal y como he ido comentando en mi twitter, llevo unos días perdido por los Alpes Japoneses, esta vez realizando una pequeña parte de la ruta Nakasendō (中山道), de la cual me gustaría hablar hoy.

Nakasendo
Ya dí un adelanto de esta foto en Instagram

Esta ruta, también conocida como Kisokaidō (木曾街道) fue una de las dos rutas principales que durante los siglos XVII al XIX, unían Edo (la antigua Tokyo) con Kyoto y también era consideraba una de las Gokaidō (cinco rutas principales del país durante el periodo Edo). Como su nombre indica: Naka (中, que significa centro, medio, mitad, en medio, etc.) Sen (山, que significa montaña) (道, que significa camino o ruta), se trataba de una ruta que atravesaba las montañas en contraste con la Tōkaidō (東海道, ruta del mar del este), que seguía el litoral este de la isla de Honshu (de ahí el nombre) y que, curiosamente, es un trazado similar al que siguen las actuales líneas de alta velocidad ferroviarias japonesas (Shinkansen) entre las ya mencionadas ciudades.

DSC_0748

En mi caso hice un breve tramo de 9Kms de la ruta desde Nagiso, en la prefectura de Nagano, donde llegué por JR, hasta Magome-juku, pasando por Tsumago-juku, y acabé tomando el tren desde Nakatsugawa (prefectura de Gifu) hacia Matsumoto (ya os hablaré de todos estos lugares más detenidamente, de momento aquí os dejo un trazo de la ruta en Google Maps). En mi opinión esta es la mejor época del año para hacerla (primera semana de Noviembre) ya que, aún no hace mucho frío (aunque hay que ir abrigado, sobretodo cuando se va el sol) y el paisaje es precioso con sus tonos dorados y rojizos debido al Kouyou.

Eishoji

Esta parte de la ruta está muy preparado para el visitante ya que es muy popular, algunos fragmentos están asfaltados (más que nada porque corresponden con carreteras o pasos por poblaciones) o adoquinados, hay indicaciones cada cierto tiempo (para impedir que nos perdamos), y hasta encontraremos algún que otro servicio públicos y campanas preparadas para ahuyentar a los osos que habitan aquellos bosques.

Bear Bell

En general, cualquiera puede hacer este camino aunque no se tenga ninguna preparación previa en senderismo o montaña. Se tarda unas 2,5-3horas (yo, por lo menos, tardé ese tiempo llevando un macuto y sin escatimar a la hora de hacer fotografías durante el camino. Podéis leer una crónica más detallada de lo que hice comenzando con este artículo. Espero que os haga sentir como si caminárais conmigo. ;)

Kakis

Si queréis viajar conmigo y visitar Japón incluyendo la ruta Nakasendo echad un ojo a estos viajes.

El barrio de las geishas de Kanazawa

DSC_0501

En Kanazawa, ciudad de la que ya os hablé brevemente, hay dos barrios tradicionales dónde la vida nocturna se vestía de flor y sauce, el del este (Higashi-yama, el más recomendado) y el del oeste (Nishi-yama). Barrios llenos de magia por dentro y por fuera, como si de un pequeño Gion se tratasen.

DSC_0434

Pasear por sus calles es como viajar por el tiempo, incluso todavía encontraremos alguna casa de té abierta, aunque en vez de disfrutar la compañía de una Maiko, nos permitirán descubrir la estructura interna que tenían estas ocha-ya e imaginarnos como sería estar en ellas en sus tiempos de plenitud.

DSC_0445

Hoy en día las calles del barrio de las geishas de Kanazawa siguen llenas de vida, pero las casas de té se han convertido en tiendas de omiyage, las jóvenes ya no visten en kimono y son otros los que sueñan con perderse en sus estrechas calles… pero siguen manteniendo intacto su halo de magia y misterio…

DSC_0420

Kanazawa ( 金沢 )

DSC_0413

Volviendo a mis entradas sobre lugares en Japón (que hacía mucho que no las hacía), hoy me voy a adentrar en los Alpes Japoneses, para hablar de Kanazawa ( 金沢 ). Su localización entre montañas, llenas de leyendas de dioses y oro, hace su agua sea purísima, lo que implica un arroz de gran calidad, y ya se sabe, agua + arroz = nihonshu, uno de los más famosos del país. Puede que como ciudad no nos ofrezca, ni que veamos impresionantes construcciones milenarias pero lo que sí nos ofrece es lugares que nos invitan a perdernos y jardines llenos de belleza y misterio. De hecho, la primera fotos es del Kenroku-en, uno de los parques más bellos de Japón. 

DSC_0252
Al salir de la estación nos encontraremos con el Tsuzumi O-Torii, una escultura que es una mezcla entre un Tsuzumi y un Torii

DSC_0308
Las esculturas del Santuario de Oyama no son
las habituales de otros templos japoneses

DSC_0514
El barrio de las geishas de Higashiyama

DSC_0206
Estaría genial poder estudiar los exámenes en los jardines Nomura

<< MÁS FOTOS