Ahora mismo lees el archivo de

Guía

Qué ver en Nara en un día

Que ver en Nara
Vistas de Nara desde el Nigatsu-do (二月堂)

Aunque ya no vivo allí, mucha gente que está preparando sus viajes a Japón todavía me pregunta sobre qué recomiendo ver en Nara en un día de visita, ya que saben que residí en las afueras de esta monumental ciudad bastante años. La respuesta no es fácil, ya que hay mil cosas que ver, no obstante, en mis guías por Japón en español suelo hacer un recorrido que en un día, nos permitirá disfrutar lo más esencial.

Tegaimon

El itinerario parte de las estaciones de tren y hace un recorrido más o menos circular que incluye varias paradas como el Kōfuku-ji (y el popular Nan-en-do), el Parque de Nara, el museo nacional, el Todaiji (donde se alberga el gran Buda de Nara) o el santuario Kasuga Taisha. El camino de ida está marcado en negro, el de regreso, en rojo, y también hay un desvío opcional para ver el Jardín Japonés Isuien marcado en color púrpura. La siguiente fotografía corresponde a el estanque Sagi (鷺池), también incluido en el itinerario:

Sagi Ike reflections

Evidentemente, en un día no se puede ver todo, he dejado fuera bellezas como el Hannya-ji o el Yakushi-ji, o barrios como el de Naramachi. Pero tenía que optimizar el recorrido de alguna forma y creo que esta es la mejor forma, aunque podéis agregar unos lugares u otros según los gustos de cada uno. Aquí tenéis el recorrido en Google Maps:

Itinerario por Nara

La excursión de Nara se puede combinar también con visitas a Uji o Fushimi Inari, ya que están en la misma línea de JR.

Ryokan y Minshuku

DSC_0841

Ryokan y Minshuku son los alojamientos tradicionales japoneses y, aunque los más antiguos datan de la edad media japonesa, su desarrollo principal fue a partir de la decisión de Tokugawa Ieyasu de mover la capital de Kyoto a Edo (la actual Tokyo), ya que este cambio provocó un gran trasiego no solo de poderes, si no también de personas y mercancías entre las dos ciudades, un trasiego que aún continua, aunque de forma muy distinta. Este tráfico se concentró en dos grandes rutas, una que iba entre las montañas (la ruta Nakasendō) y otra que iba siguiendo el litoral oriental de la isla de Honshu (la ruta Tōkaidō que es la que, más o menos, sigue actualmente el Shinkansen). Es por eso que en estas rutas (mayormente, aunque también en muchas otras) empiezan a surgir estos establecimientos para cubrir la demanda de hospedaje de los viajeros.

map2
Mapa con la ruta Nakasendō (en azul) y la ruta Tōkaidō (en rojo).

Hay diversos tipos de alojamientos de este estilo, los hay perdidos en la naturaleza, pero también los hay en las ciudades japonesas más grandes. No obstante, tienen una serie de puntos en común que los definen:
- Hay que descalzarse a la entrada, dentro de ellos solo se puede ir descalzo o con surippa.
- La ropa de calle se usa para entrar y salir, en el interior del alojamiento se viste un yukata.
- El suelo de las habitaciones es de tatami y en general, siguen la estructura de una casa tradicional japonesa.
- Se duerme en futones y no en camas.
- Es un lugar preparado para el descanso por lo que la limpieza y el silencio son dos factores esenciales.
- En los alojamientos realmente tradicionales, el baño (que son similares a este que grabé en este vídeo) es compartido entre los huéspedes, aunque algunos se han adaptado al turismo extranjero y han habilitado habitaciones con duchas privadas.

お風呂
Pequeño baño tradicional en un Minshuku de los Alpes Japoneses

Tradicionalmente, al ser un lugar para que pernoctaran los viajeros, solo se ofrecía la posibilidad quedarse en régimen de media pensión (incluyendo también la cena y el desayuno), aunque actualmente muchos también ofrecen la posibilidad de “Alojamiento y desayuno” o “solo alojamiento”. No obstante, recomiendo disfrutar la comida de este tipo de sitios, es un pequeño lujo que tenemos que darnos y así probar la comida tradicional japonesa preparada de la manera más cuidada.

Cena Ryokan
Cena tradicional japonesa (de invierno) en este tipo de alojamientos

Para finalizar me gustaría indicar la principal diferencia entre Ryokan y Minshuku. Yo al principio pensé que la única distinción era el tamaño, pero me desconcertó que después fui a pequeños ryokanes urbanos y minshukus bastante grandes de varias plantas, así que la última vez que me hospedé en uno de ellos, pregunté al dueño. No contento con su respuesta, volví a preguntar en otro alojamiento similar y la respuesta fue la misma, por último en una oficina de turismo lo volvieron a coroborar: la diferencia es que en el ryokan te preparan los futones en el momento de ir a dormir y en el minshuku no. ¿Extraña respuesta, verdad? Supongo que ahora entendéis la causa por la que pregunté en varias ocasiones.

DSC_3232
Futones, almohadas y edredones en el armario de un Minshuku

Si te pones a pensarlo, tiene su lógica, ya que los mishuku surgen por la necesidad de alojamientos en pequeñas poblaciones en las que no había ryokanes (o en las que estos no daban a basto para cubrir la demanda de viajeros) y, en realidad eran casas familiares que alquilaban sus habitaciones libres (por noches) a los viajeros. Antiguamente también había diferencia en la calidad y cantidad de comida que se servía (la del minshuku era más humilde), pero actualmente es más difícil emplear este factor como elemento de distinción.

Habitación RyokanHabitación de un ryokan

Alternativas económicas al JR Pass

Girl in Yukata holding a Parasol

Ya os hablé del JR Pass, un pase de la empresa Japan Rail que te permite viajar todas las veces que quieras durante un tiempo determinado por toda su red nacional ferroviaria (que es bastante extensa). Yo lo suelo recomendar por su relación calidad/precio y comodidad, aún así, entiendo que mucha gente que viene en plan low-cost a Japón no puede permitirse comprarlo, así que, para ellos hago este post, presentando alternativas al JRPass para viajar por Japón:

Kyushu West Japan

1. Los JR Pass regionales: hay pases más económicos que solo valen para un área determinada, los precios varían según la duración, el área que cubren y los tipos de tren que podemos usar. Aquí podríamos englobar las distintas modalidades de JR West Pass, que sirven para moverte por el oeste de la isla de Honshu, y de los que ya hablé más detenidamente en este artículo. De la misma forma, para moverte por las islas correspondientes tenemos el Kyushu Pass, el Hokkaido Pass y el All Shikoku Rail Pass (destacaría de este último que, además de JR incluye muchas otras líneas privadas de la isla de Shikoku, como podéis ver en el diagrama bajo estas líneas)

All Shikoku Rail pass
Este plano corresponde al All Shikoku Rail pass,
pero hay muchos pases regionales en Japón.

2. El Seishun 18kippu: Siguiendo con los trenes, otras opciones que ofrece JR (en este caso también abierta a los residentes en Japón, ya que la anterior es solo para turistas), es el Seishun 18 kippu (púlsese sobre el link para información más detallada) un solo billete que, a un precio fijo de 11500yenes, nos permite viajar en unas épocas concretas (normalmente unos días en invierno y otros en verano, NO está disponible todo el año) durante varios días o varias personas. Lo malo es que no permite coger trenes rápidos.

Seishun 18kippu

3. El Kintetsu Pass: Ya, para acabar con los trenes, hablaré de este pase ferroviario perteneciente a la línea privada de trenes Kintetsu, que conecta Kyoto, Osaka y Nara entre sí y con Nagoya. Hay muchas líneas privadas en diferentes puntos de la geografía japonesa que no son JR y que tienen sus propios pases (a menudo bastante económicos, ya que tienen menos infraestructura). Destaco el Kintetsu Pass, porque es el que mejor conozco. Se compra en el aeropuerto internacional de Kansai, y por 3700yenes nos permite viajar durante 5 días consecutivos en la red Kintetsu y tomar hasta 3 expresos limitados (que normalmente cuestan más caros). Hay otro llamado Kintetsu Pass Wide, pero en mi opinión no es tan rentable.

Kintetsu Rail Pass

4. Vuelos domésticos Low Cost: Desde hace unos pocos años, hay varias compañías aéreas de bajo coste operando vuelos domésticos en Japón con precios muy competitivos. Hay varias aerolíneas de este tipo, por ejemplo (aunque aún no la he probado) Peach es una de ellas, otra sería (y esta sí que la he usado) JetStar Japan, en la que he llegado a encontrar vuelos de Tokyo a Osaka (y viceversa) por 3290yenes sin facturar equipaje (pulsad sobre la cantidad para saber el cambio actual). Eso sí, los precios más baratos son siempre a horas intempestivas:

Jetstar

5. Los autobuses nocturnos: En Japón hay una amplia red de buses (tanto nocturnos como diurnos) que unen casi todas las ciudades del país. Destaco los nocturnos porque son el colmo del ahorro ya que, al viajar por la noche, además de desplazarte, te estás ahorrando una noche de alojamiento. Eso sí, los buses económicos no son tan cómodos y no descansas bien aunque duermas (además que hacen paradas cada 2 horas y te despiertan) pero, desde luego, son una solución bastante económica. Yo suelo usar los de la compañía Willer (que además tienen web en inglés y un pase de bus para varios días). He llegado a encontrar trayectos nocturnos Tokyo – Osaka por menos de 3900yenes.

Bus Nocturno Japón

Espero que os haya sido útil esta información

La ruta Nakasendō (中山道)

中山道

Aunque los miércoles suelo hablar de mis aventuras fuera de Japón, hoy haré una excepción ya que llevo unos días sin actualizar el blog y, en este post, quería compartir la causa de esta ausencia y es que, tal y como he ido comentando en mi twitter, llevo unos días perdido por los Alpes Japoneses, esta vez realizando una pequeña parte de la ruta Nakasendō (中山道), de la cual me gustaría hablar hoy.

Nakasendo
Ya dí un adelanto de esta foto en Instagram

Esta ruta, también conocida como Kisokaidō (木曾街道) fue una de las dos rutas principales que durante los siglos XVII al XIX, unían Edo (la antigua Tokyo) con Kyoto y también era consideraba una de las Gokaidō (cinco rutas principales del país durante el periodo Edo). Como su nombre indica: Naka (中, que significa centro, medio, mitad, en medio, etc.) Sen (山, que significa montaña) (道, que significa camino o ruta), se trataba de una ruta que atravesaba las montañas en contraste con la Tōkaidō (東海道, ruta del mar del este), que seguía el litoral este de la isla de Honshu (de ahí el nombre) y que, curiosamente, es un trazado similar al que siguen las actuales líneas de alta velocidad ferroviarias japonesas (Shinkansen) entre las ya mencionadas ciudades.

DSC_0748

En mi caso hice un breve tramo de 9Kms de la ruta desde Nagiso, en la prefectura de Nagano, donde llegué por JR, hasta Magome-juku, pasando por Tsumago-juku, y acabé tomando el tren desde Nakatsugawa (prefectura de Gifu) hacia Matsumoto (ya os hablaré de todos estos lugares más detenidamente, de momento aquí os dejo un trazo de la ruta en Google Maps). En mi opinión esta es la mejor época del año para hacerla (primera semana de Noviembre) ya que, aún no hace mucho frío (aunque hay que ir abrigado, sobretodo cuando se va el sol) y el paisaje es precioso con sus tonos dorados y rojizos debido al Kouyou.

Eishoji

Esta parte de la ruta está muy preparado para el visitante ya que es muy popular, algunos fragmentos están asfaltados (más que nada porque corresponden con carreteras o pasos por poblaciones) o adoquinados, hay indicaciones cada cierto tiempo (para impedir que nos perdamos), y hasta encontraremos algún que otro servicio públicos y campanas preparadas para ahuyentar a los osos que habitan aquellos bosques.

Bear Bell

En general, cualquiera puede hacer este camino aunque no se tenga ninguna preparación previa en senderismo o montaña. Se tarda unas 2,5-3horas (yo, por lo menos, tardé ese tiempo llevando un macuto y sin escatimar a la hora de hacer fotografías durante el camino. Podéis leer una crónica más detallada de lo que hice comenzando con este artículo. Espero que os haga sentir como si caminárais conmigo. ;)

Kakis

Si queréis viajar conmigo y visitar Japón incluyendo la ruta Nakasendo echad un ojo a estos viajes.

El Palacio Imperial de Kyoto

Imperial Colours

Este palacio fue, desde 1331, la residencia oficial de los emperadores de Japón hasta la restauración Meiji y el cambio definitivo de la capitalidad del país del sol naciente a Tokyo. Fue el último de los palacios que se construyeron en Kyoto tras el abandono del palacio Heian y, aunque actualmente no es la residencia de nadie, los nuevos emperadores se siguen coronando aquí. Entran por la puerta sur, llamada Kenrei-mon, que solo puede ser atravesada por el emperador y acceden al Shishinden (véase en la siguiente fotografía):

Shishinden

Esta edificación es una de las más importantes de las muchas que forman el complejo del Palacio Imperial, el Salón para las Ceremonias de Estado, y el lugar donde descansa el trono de Crisantemo. Frente a él, una explanada de arena blanca para reflejar el sol, recuerda al emperador su poder y responsabilidad. Aunque, sinceramente, la belleza de este lugar (exceptuando el caso de los jardines) no está en el suelo si no en los tejados y las paredes.

京都御所

Aunque, como gran parte de los edificios históricos nipones, lo que vemos no es más que una reconstrucción del 1855 (este lugar ha sido reconstruido hasta 8 veces), merece la pena fijarse en los detalles, los tejados, la simbología, los grabados en la madera y las pinturas en los muros. Desgraciadamente, no podemos acceder al interior para verlos de cerca y solo podemos fotografiarlos desde fuera.

Wall Paintings

Uno de los lugares que más me gustan de El Palacio Imperial de Kyoto, es el jardín japonés que tiene, el Oike-Niwa, que, igualmente solo puede visitarse desde el perímetro exterior, lo cual permite sacar fotos sin gente pero le quita mucho juego a la visita.

Oike-niwa

Tal y como he comentado anteriormente esta visita es totalmente exterior, no se permite la entrada a los edificios ni a los jardines y la única forma posible de realizarla es con guía y pidiendo cita previa, lo bueno es que es gratuito. La guía puede hacerse en japonés o inglés y para pedir cita tenéis que recurrir a la agencia imperial haciendo click aquí. En realidad, a pesar de ir con un guía de forma obligada, no se visita todo el recinto, ya que algunas zonas están restringidas.

Palacio Imperial de Kyoto

Personalmente, si voy con el tiempo ajustado prefiero el castillo de Nijo ya que, aunque haya que pagar, es una visita más vistosa y se puede visitar en su interior, pero vamos… si venís con tiempo suficiente bien se pueden visitar ambos lugares aunque, en mi opinión, se me hacen abstante similares. Para finalizar, aquí os dejo algunas fotografías más:

Imperial Palace Gate

Last leaf of Autumn

Bridge details

<< MÁS FOTOS

Hakone (箱根)

Teleféricos y Monte Fuji

Esta región montañosa surge en torno al volcán Hakone, recibe el nombre del mismo, así como varias ciudades que encontramos en los alrededores (Hakone Yumoto, Moto-hakone…). Es una de las zonas más turísticas de la prefectura de Kanagawa ya que nos ofrece diversos tipos de paisajes, unas buenas vistas del monte Fuji (los días despejados solo desde ciertos puntos) y está relativamente cerca de Tokyo. Además, históricamente, esta zona albergaba un importante santuario y un paso de la carretera Tōkaidō (la vía que conectaba Edo con Kyoto).

Hakone Tozan Cablecar
Esperando el Funicular en Gora

El transporte público en esta zona explotado por la empresa Odakyu, por lo que no podremos llegar aquí con el JR Pass, como mucho, podremos llegar hasta Odawara y allí comprar el Odakyu Free Pass, que nos permite montar en todos los transportes de la zona (menos algunas líneas de buses), incluyendo teleféricos, funicular y hasta el barco sobre el Lago Ashi, así como tener descuentos en restaurantes, museos y onsen. Este pase cuesta (en su versión más barata, la de dos días) 3900yenes desde Odawara o 5000yenes si cogemos la línea Odakyu directamente en Shinjuku.

Sobre las minas

El recorrido habitual es, desde la estación de Hakone-Yumoto de la línea Odakyu, tomar el Hakone Tozan Train hasta la pequeña población de Gora. Una vez allí coger el Funicular que nos sube hasta el Sounzan, donde cogeremos el teleférico de Hakone, cuyas múltiples paradas nos harán pasar sobre bosques, minas, aguas sulfurosas (donde podremos disfrutar los populares huevos negros cocidos en ellas), incluso podremos pararnos a disfrutar de unas vistas del Fuji como estas que vi con mi familia y Nana.

Galeón del Ashinoko
La estación-puerto de Togendai

El circuito del teleférico (lo podéis ver en Google Maps pulsando aquí) acaba en la estación-puerto de Togendai, en la parte norte del lago Ashi, que podremos atravesar (incluído en el pase antes mencionado) en un barco decorado en plan galeón pirata. Esto en realidad se carga todo el encanto japonés del día, pero supongo que estará pensado para los propios turistas nipones a los que les resultará más exótico ir en un barco de estas características (o no, vete tú a saber).

En el Galeón
Una chica con su perro disfrutan del paseo por el lago en galeón

Tras desembarcar, podremos tomar un bus que nos llevará de nuevo a la estación de tren donde iniciamos el viaje o, si pernoctamos por la zona, coger el transporte que sea conveniente en cada caso. Evidentemente, Hakone tiene muchas más posibilidades y excursiones que hacer, yo me he limitado a la excursión más común que me gusta porque es tan variada, que se hace amena incluso aunque no podamos ver el Fuji por las nubes. En próximos artículos hablaré de más curiosidades de Hakone. ;)

九頭龍神社
El legendario Torii de la capilla Kyutouryu (九頭龍神社) en las aguas del lago