Ahora mismo lees el archivo de

Kyoto, Page 3

Un templo de pelotas (白峯神宮)

DSC_2148

Y no es en sentido figurado, eso fue lo primero que pensé cuando entré por casualidad en el Shiramine Jingu (白峯神宮) ¡esto sí que es un templo de pelotas! y es que en los diversos altares de este templo shintoísta, encontraremos balones, pelotas, bates de béisbol y diversos materiales deportivos, ya que este templo es para pedir por la victoria de nuestro equipo (normalmente el equipo local) en la competición deportiva correspondiente.

DSC_2146

Algunos de los balones expuestos tienen firmas y citas, así que posiblemente sean ofrendas firmadas por todo el equipo, o quizá regalos de promesas hechas a la fuerza divina en agradecimiento por la ayuda brindada. En la siguiente imagen vemos a dos chicas japonesas rellenando una tabla de petición, si os fijáis, alrededor de ellas hay fotografías, varios recortes de periódicos y otras publicaciones relacionadas con eventos deportivos.

DSC_2162

No es un templo famoso, ni grande, ni monumental. Es más, es uno de esos templos de los mucho que hay en Kyoto que pasan desapercibidos, pero me pareció un curioso descubrimiento. Para llegar al mismo hay varios buses que nos dejan en la misma puerta : el 51, el 59, el 201, el 201 y el 102.

DSC_2170

Vidas de Kyoto

DSC_2470

Kyoto es una de esas ciudades por las que no te cansas de pasear, pero no sólo por sus monumentos, templos y calles, si no también por la gente, cuya vida cotidiana contribuye a crear el ambiente que hace de esta ciudad la más visitada de Japón (tanto turismo extranjero como interno…). Quizá el encanto de la antigua capital nipona, también resida en las vidas de Kyoto. Las vidas de una ciudad orgullosa de ser quién es, con una fuerte identidad, en cierto modo, anclada en el pasado, pero cálida, abierta y amable. Una mezcolanza de apariencias que es dificil explicar con palabras…

DSC_2467
¡Ojo a este hombre con peluca de goma, mini-paraguas
y camisa de los Hanshin Tigers! ¡Marcando estilo!

Cuando las palabras no pueden llegar, las imágenes toman el testigo, las fotografías hablan : de trajes tradicionales y vestimentas extravagantes, de noches frías y caldos cálidos, de barrios de sauces y flores sin otra flor que la estampada en el algodón o la seda…

DSC_2457

DSC_2265
Las chicas en yukata (kimono ligero de algodón) dan colorido a la ciudad,
(sobretodo en la época estival, aunque no exclusivamente)

DSC_2476

La gente saluda con una sonrisa en los labios, con sonrisas de esas que enamoran, que evocan la sinceridad de un niño, la complicidad de un amante, la elegancia y delicadeza de una geisha… El invierno ha llegado, y la ciudad se abriga con el olor del Yodoufu, que se mezcla con ese “OKINI!” (“gracias” en el dialecto local del Kansai-ben) casi cantado que, al escucharlo, nos recuerda que, cuando Tokyo era un campo yermo, aquí ya se practicaban todas las artes…

¡¡ BUEN FIN DE SEMANA A TODOS !!

DSC_2261

<< MÁS FOTOS

Pontocho (先斗町)

DSC_0834

Aunque ya os mostré un vídeo paseando por estas calles, creo que nunca os llegué a hablar del mágico barrio de Pontocho ( 先斗町 ). Es un barrio que, al igual que el barrio de Gion, conserva la arquitectura tradicional y siguen siendo uno de los lugares clásicos de entretenimiento de ,Kyoto, manteniendo desde antes del siglo XVI las típicas ocha-ya (casas de té) y su estrecha relación con el mundo de la flor y el sauce, el que gira alrededor de las Geishas y las Maiko.

DSC_0827

A lo largo de la calle encontraremos varios bares y restaurantes que, aunque son un poco más caros que la media, muchos tienen terraza o ventanales con vistas al Kamogawa (ya que la calle se encuentra paralela al río), por lo que merece la pena. Realmente recomiendo pasaros por aquí en vuestra visita a Kyoto, sobretodo por la noche, ya que el pasear por estas calles a la luz de los farolillos nos dará la sensación de estar paseando por un Japón de otra época (si ignoramos el caótico cableado eléctrico, claro). ;)

DSC_0832
¡QUE TENGÁIS UN BUEN FINDE!

Crepúsculo en Fushimi Inari (伏見稲荷で日没)

Luz

Cuando el sol comienza a esconderse, la tímida luz de las lámparas del Fushimi Inari Taisha comienzan a titilar… su temblor se refleja en las torii e iluminan el camino de regreso a los turistas y visitantes. El lugar empieza a recuperar su silencio, vuelve a estar desierto, y en ese momento, cuando su magia parece centellear en cada una de esas luces, es cuando más me gusta visitarlo.

Pasos

La húmeda brisa de los típicos atardeceres de verano de la región de Kansai, se convierte en una caricia adolescente al llegar a mi rostro… solo las chicharras más atrevidas parecen atreverse a romper el silencio y la paz que reina en el lugar cuando la tarde se convierte en noche. Continuo andando… me encanta hacer este camino. El verano y la humedad hace que los mosquitos sean nuestros peores enemigos en la subida, golpeo inutilmente mis gemelos cuando noto que me vuelven a picar… la próxima vez traeré repelente (siempre lo pienso, pero luego nunca lo traigo).

Camino

Veo que alguien se aproxima, una mujer japonesa de mediana edad se acerca mirándome con extrañeza, mira también mi cámara… (debe pensar que soy un turista despistado), sin decelerar su paso lo más mínimo, hace una flexión de cuello para saludarme al pasar por mi lado : ゆっくり楽しんで下さい (Tómate tu tiempo para disfrutar) – me dice. Le devuelvo el saludo de cabeza sonriendo y mi boca no puede evitar pronunciar un : まいど! (Gracias en Kansai-ben). Sí, me tomaré mi tiempo – pienso…- dejaré que las horas se escapen entre los días grabados en cada uno de estos torii.

Fechas

El castillo de Nijo (二条城)

二条城

El Castillo de Nijō (二条城), que fue mandado construir por Ieyasu Tokugawa a principios del s.XVII, es para mí una de las visitas imprescindibles en Kyoto. Aunque la capital ya había sido desplazada a Tokyo, la corte Imperial aún permanecía en la antigua capital, por lo que el Shōgun pensó que esta ubicación sería más adecuada para cuando viniera a Kyoto a realizar actos diplomáticos, recepciones y ceremonias.

DSC_0637

El complejo se compone de varias construcciones protegidas por muros y fosos, entre las que destacaría el Ni-no-Maru, un palacio que, más que pensado para resistir un asedio fue pensado para evitar conspiraciones y, potencialmente, un asesinato. Aunque ninguna de las edificaciones nunca sufrió una guerra, durante el S.XVIII, el castillo, sufrió varios accidentes (impactos de rayos, incendios…) y el lugar se fue abandonando hasta el 1893, cuando empezó a reconstruirse. Hoy en día, desde 1940 (justo un año después de que el castillo fuera donado a la ciudad) es uno de los lugares de visita obligada en Kyoto.

Castillo de Nijo

Estuve allí hace unos días después de años sin pasarme y la verdad es que fue mágico volver a este lugar : pasear por sus jardines… y entrar en esas salas adornadas con pinturas y tallas de madera en las pardes y las puestas que parecen estar tan vivas como el primer día… No tengo fotografías porque está prohibido tomarlas en el interior del palacio, pero si vais lo comprobaréis vosotros mismos…

Breve guía de Kyoto

DSC_0161

A menudo recibo correos preguntándome sobre una breve guía de Kyoto y sus alrededores. Y es normal, porque es uno de los destinos de Japón que más lugares para visitar encierra, lo malo es que, algunos de ellos están muy separados unos de otros por razones históricas. Cuando se tomó la decisión de mover la capitalidad de Nara a Kyoto, fue porque, en Nara, todo estaba mas junto y la religión tenía demasiado peso en la política, por lo que, cuando se estableció la nueva capital, el palacio imperial y las instalaciones gubernamentales, se instalaron en el corazón de la ciudad, mientras que los principales templos quedaron en los límites de la misma, cerca de las montañas.

CIMG5799

Por lo tanto podemos encontrar varias partes diferenciadas para visitar Kyoto, a continuación las anumero y comento lo que, a mi entender es lo principal de cada una :
Norte : Sin duda alguna la joya del norte (aunque ya es un poco noroeste) es el Kinkakuji, pero yo considero imprescindible también visitar el Ryoan-ji y, si hay tiempo, el Ninna-ji ya que están todos cercanos. También destacaría el onsen de Kurama.
Sur : Partiendo de Uji, podemos ir subiendo hacia Kyoto pasando por el Fushimi Inari Taisha, el Tofukuji, hasta el Sanjusangendo.
Este : Esta zona es de las más bellas de la ciudad, lo malo es que los principales lugares a visitar están todos demasiado distribuidos. En el sureste nos encontramos el majestuoso Kiyomizudera, un poco más hacia arriba, el santuario de Yasaka, y muy cerca de éste el barrio de Gion. En el centro este, el Heian Jingu y en noreste el Ginkakuji y el paseo del filósofo.
Oeste : El precioso distrito de Arashiyama y el Atagosan.
Centro : Destacaría el Palacio Imperial y el Castillo de Nijo y, un poco más al norte : Karasuma, Kawaramachi y el barrio de las geishas de Pontochō.

Gambatteando en la cuesta

Como podéis imaginar, solo os he nombrado lo principal de cada zona, ya que Kyoto tiene mucho que ver, yo destinaría 3 o 4 días del viaje aquí para poder abarcar todo (o casi todo) lo que os he comentado. El hospedaje no debería ser un grave problema durante la visita. Esta ciudad está acostumbrada a recibir turismo, tanto interno como internacional, por lo que las alternativas de alojamiento en Kyoto, son de lo más variadas, desde el típico ryokan japonés hasta el más lujoso de los hoteles, pasando por hostales de juventud y precios para todos los bolsillos.