Ahora mismo lees el archivo de

Osaka

Kishiwada Danjiri Matsuri (岸和田だんじり祭)

Kishiwada Danjiri Matsuri 岸和田だんじり祭 42

Ya os hablé de Kishiwada, una ciudad perteneciente a la prefectura de Osaka, cuando visité su castillo (aquí tenéis su ubicación en GMaps). Lo que no os dije es que en Septiembre, se celebra aquí uno de los matsuri (fiestas populares japonesas) más conocidos de la zona: el Kishiwada Danjiri Matsuri (岸和田だんじり祭). La fiesta es realmente espectacular y las fotografías no le hacen justicia, a continuación os describo en que consiste.

Kishiwada Danjiri Matsuri 岸和田だんじり祭 5

El nombre de este festival: “Danjiri” hace alusión a los carros de madera que véis en las imágenes. Tienen forma de santuario Shinto y tienen muchos adornos y detalles (podéis verlo en detalle bajo estas líneas). Lo más divertido es que cada danjiri pertenece a una hermandad (gremio, cofradía, o como queráis llamarlo) que los cuidan, los mantienen, los adornan y se ocupan de que reciban las bendiciones shintoístas necesarias antes de cada matsuri.

Kishiwada Danjiri Matsuri 岸和田だんじり祭 4

Estos “equipos” se identifican por un símbolo (que suele ser una especie de “logo” conteniendo los kanjis de su nombre, que suele ser el de la barriada a la que pertenecen) que lucen en sus happi, estandartes, camisetas e incluso en el pelo o pintado en la cara. Por ejemplo, en la foto abajo vemos al equipo del barrio de Gokenya tomando un descanso. El nombre del barrio en kanji: 五軒屋町, se puede leer en los banderines del danjiri y su logo es un gran “GO”(五) negro con borde blanco sobre un fondo rojo.

Kishiwada Danjiri Matsuri 岸和田だんじり祭 39

Esto es lo que hace que este festival sea tan emocionante, además de que es muy visual y tiene un trasfondo espiritual, también es una competición amistosa entre los diferentes “equipos”, como si de un duelo de lo que en España llamamos “peñas” se tratase, pero siempre en un ambiente sano y festivo. Otro elemento que quería resaltar es el de los peinados:

Kishiwada Danjiri Matsuri 岸和田だんじり祭 34

Fijáos en estas simpáticas chicas, que son parte de lo que se llama la facción joven (en japonés, waka gashira = 若頭) del mismo equipo de antes, el Gokenya (podemos ver que lucen el símbolo en la solapa). Sus peinados son muy elaborados con trenzas y recogidos. Todas las chicas (sobre todo las jóvenes), independientemente de la agrupación a la que pertenezcan llevan este tipo de peinados durante los días de festival, aunque es posible que algunos equipos tengan algún elemento identificativo en el pelo. Aquí podéis ver un detalle desde atrás:

Kishiwada Danjiri Matsuri 岸和田だんじり祭 35

Se cree, que el origen de este festival se remonta a hace 300 años cuando los señor de Kishiwada peregrinaban al famoso santuario de Fushimi Inari Taisha para pedir por las cosechas. Lo que no tengo muy claro es como esto deriva en un desfile de danjiris a toda velocidad, y es que, esto más que una “procesión” es una carrera en la que el danjiri es llevado por decenas de personas que tiran de una cuerda (de unos 100m. de longitud) a la máxima velocidad que pueden:

Kishiwada Danjiri Matsuri 岸和田だんじり祭 31

Los que tiran de la cuerda son los Kumi (組) y, sobre el danjiri, están los líderes de las peñas que bailan y saltan sobre el danjiri, gritando y agitando los uchiwa (abanicos japoneses). La velocidad que llegan a alcanzar los danjiris hace que a veces se pierda el control del mismo, hasta el punto de que se daña el mobiliario urbano, o se cae la gente que hay sobre ellos, provocando, en algunas ocasiones, contusiones graves o incluso la muerte de algún desafortunado.

Kishiwada Danjiri Matsuri 岸和田だんじり祭 23

Lo más espectacular es cómo toman las curvas, es más, hay veces que imágenes de este momento sale en los noticieros. El jurado que premia los mejores danjiris cada año se sitúa en una esquina del recorrido y puntúan a los diferentes equipos según la velocidad y la destreza con la que tomen esa curva concreta, lo que implica que en ese punto los participantes lo dan todo, de ahí que muchos establecimientos ubicados en ese cruce se hagan un seguro que les cubra contra “colisiones de danjiri”.

Kishiwada Danjiri Matsuri 岸和田だんじり祭 7

Este festival se celebra una vez en Septiembre (que es cuando yo fui) y otra vez en Octubre, aunque con menos danjiris y con menos gente. No obstante, la ciudad tiene muy buen ambiente y multiples puestecillos en ambas ocasiones. Este festival se suele celebrar el fin de semana anterior al Día del Respeto a los Mayores. Para terminar me gustaría mostrar algunas fotos que tomé el mes pasado cuando asistí a este festival, no obstante, si queréis ver más, aquí tenéis este álbum de mi flickr:

Kishiwada Danjiri Matsuri 岸和田だんじり祭 21
El equipo del distrito central en su momento álgido

Kishiwada Danjiri Matsuri 岸和田だんじり祭 6
Tomando la curva que evaluará el jurado

Kishiwada Danjiri Matsuri 岸和田だんじり祭 13
Detalle del danjiri del equipo de Otemachi (お手町)

Kishiwada Danjiri Matsuri 岸和田だんじり祭 12
Paseo tranquilo entre carrera y carrera

Cena en las alturas de Osaka

Bluebird Umeda

Durante mi época de estudiante, la estación de Osaka (en el distrito de Umeda) estuvo en obras, discretas y poco ruidosas, pero obras… La estación se estuvo restaurando y remodelando y, después de años de presumir que me oriento en este lugar mejor que muchos osakeños, me dí cuenta que, tras la obras, había crecido tanto que vuelvo a ir con cuidado para no perderme por el laberinto de líneas, centros comerciales y subterráneos que la componen.

梅田阪急ビルオフィスタワー
Así luce el piso 15 del edificio de oficinas de Hankyu en Umeda

El caso, es que ahora, siempre que piso mi querida Osaka (que, por razones laborales, cada vez es menos) voy a la estación a perderme (o quizá sea a encontrarme) y aprovecho para dejarme llevar y descubrir nuevos rincones, bares y restaurantes. La última vez, fue una amiga la que me dijo que su pareja le había descubierto un lugar que seguro que me encantaría, y me invitó a cenar allí. Se trata del restaurante Bluebird de Umeda (梅田ブルーバード).

Cutlery and views

Mi amiga me conoce bien y sabe que me gustas las buenas vistas, las alturas y la buena comida, así que acertó de lleno. Tomamos un menú degustación bastante completo que estaba muy bueno, que nos costó 3990yenes por persona (bebidas no incluidas) . No obstante, hay menús más baratos, sobre todo al mediodía, que los tienen desde 980yenes. Aquí podéis ver algunas fotografías de la cena:

Meat

Antes de acabar quería aclarar que, aunque quizá lo pueda parecer, esto NO es un post patrocinado ni nada similar, simplemente me gustó este restaurante y como es relativamente nuevo, quería darlo a conocer, por si un día venís a Osaka y os queréis dar un homenaje. Eso sí, para conseguir una mesa junta a la ventana como la que veis en estas imágenes, os recomendaría llamar con cierta antelación. Y ahora sí, me despido: ¡FELIZ FIN DE SEMANA!

Salad and Sangria
Yo, pedí una sangría para no perder las buenas costumbres. ;)

Dessert
Ojito, a los postres… deliciosos y bien presentados.

2 Minutos en el Monorraíl de Osaka

Después de bastante tiempo sin publicar nada de la sección del blog “Dos minutos en…“, vuelvo a la carga con un nuevo vídeo grabado a cámara fija y con sonido ambienteMonorail Osaka Esta vez también lo grabé con mi iPhone 4, aprovechando que pude situarme en el primer vagón (junto a la cabina) del monorraíl de Osaka un día que me dirigía al aeropuerto de Itami

Si os gusta el vídeo y tenéis curiosidad, aquí os dejo también otros lugares de Japón de esta sección, espero que os gusten:
- 2 minutos en Shinjuku.
- 2 minutos en un Shōtengai de Kyoto.
- 2 minutos en Osaka.
- 2 minutos en el cruce de Shibuya
- 2 minutos en la Yamanote

¡¡BUEN FÍN DE SEMANA A TODOS!!

El Aeropuerto de Osaka – Itami (伊丹国際空港)

Itami Airport

El aeropuerto de Osaka-Itami es el segundo Osaka, y el aeropuerto doméstico más utilizado de la región de Kansai. A diferencia del aeropuerto secundario de la capital nipona(el aeropuerto de Tokyo Haneda), no opera con vuelos internacionales (esta función la monopoliza en la región el Aeropuerto Internacional de Kansai). Pero, curiosamente, el nombre completo es “Osaka-Itami International Airport“.

Itami Hall

Cuando tomo vuelos internos desde Osaka, me gusta usar este aeropuerto porque es pequeño, rápido para facturar y fácil de acceder a las puertas embarque y, además, tiene un montón de tiendas y restaurantes, así como un observatorio muy molón, aunque escasean las zonas de internet gratuito. Es muy fácil de acceder al mismo mediante el monorraíl de Osaka y, personalmente, el trayecto se me hace muy corto en este medio.

Tiendas del aeropuerto

La historia de este aeropuerto es muy curiosa: se inauguró en 1939, pero en 1945 con la ocupación estadounidense, se convirtió en una base militar americana. Como anécdota comentar que, en 1954, Marilyn Monroe y Joe DiMaggio pasaron por este aeropuerto durante su luna de miel. En 1959, el aeropuerto volvió a manos niponas y fue ya denominado “Aeropuerto de Osaka”.

ラブラブ

Durante los años 60,70 y 80 hubo muchas polémicas entre el gobierno local y los habitantes de Itami ya que el tráfico aéreo internacional producía demasiado ruido y polución, además de que los aviones americanos tenían pleno derecho a repostar y estacionar en el mismo. Estas tensiones y el aumento del número de vuelos con los años, fueron los detonantes de la construcción del Aeropuerto de Osaka Kansai en el mar (lejos de los núcleos urbanos) para los vuelos internacionales y dejar el de Itami solo para domésticos.

伊丹空港

El Castillo de Kishiwada (岸和田城)

岸和田城桜

El castillo de Kishiwada está en el municipio del mismo nombre, a las afuera de Osaka, junto a la bahía, muy cerca del aeropuerto de Internacional de Kansai. No es tan espectacular como el Castillo de Osaka, pero es un lugar mucho más tranquilo, con unas vistas muy bonitas (y, desde luego, sin tantos visitantes), lo que lo convierte un buen candidato para ir a dar una vuelta o simplemente pasar un rato tranquilo con unas buenas vistas.

Reflejo del castillo de Kishiwada

Este castillo realmente no tiene una gran importancia histórica. Aunque hay una estructura cercana de una primera fortificación del siglo XIV, el castillo no llegó al esplendor de su construcción hasta 1585, cuando Toyotomi Hideyoshi conquistó estas tierras y se las cedió a su tío, el samurai Koide Hidemasa, que restauró el castillo y lo amplió hasta aumentar la altura del edificio principal a cinco niveles. En el 1619, los Koide lo perderían frente a los Matsudaira (clan en al que originalmente perteneció Tokugawa Ieyasu), y que a su vez lo cedieron a los Okabe, que lo mantendrían hasta a restauración Meiji.

Jardín seco del castillo de Kishiwada

Desgraciadamente, en 1827, un rayo cayó sobre el castillo provocando un incendio que lo quemó casi por completo y lo que vemos ahora es una reconstrucción de 1954 que, en su edificio principal, en vez de 5 niveles tiene solo 3. Eso sí, la historia tiene una parte buena, y es que en el patio tenemos un bellísimo jardín seco de Mirei Shigemori, que se realizó durante la reconstrucción del lugar y que, sin ser tan famoso como el del Ryoan-ji, encierra una particular belleza (véase la fotografía sobre este párrafo).

岸和田城

La entrada al patio del castillo es gratuita, pero la del edificio principal (habilitado como museo) cuesta 300Yenes. El museo no es nada del otro mundo, pero las vistas desde arriba no están nada mal. Otra de las cosas que me gustan de este castillo es que es uno de los primeros lugares de Osaka en los que florece el Sakura, de hecho yo vine aquí durante el Hanami de este año en el que pude disfrutar del florecimiento del cerezo en diversos lugares de Japón gracias al JR Pass cortesía de mis amigos de Destinos Asiáticos :).

Castillo de Kishiwada
Aquí os dejo con la página oficial del castillo (en japonés)
y su ubicación en Google Maps.

Hozenji Yokocho (法善寺横丁)

Hozenji

No recuerdo con exactitud cuando fue la primera vez que llegué por casualidad a este lugar, pero sí el cómo. Recuerdo es que era una tarde lluviosa de otoño… Aprovechando que la lluvia había cesado, salimos de uno de las varios izakaya de las cercanías de Dōtonbori que habíamos visitado esa noche con la excusa de refugiarnos en ellas. Recuerdo que fui con otros estudiantes de GaiDai, que apenas conocía la ciudad y que aún no entendía el idioma por lo que debió ser el año de mi llegada, el 2005.

法善寺

Me llamó la atención el cartel y el suelo pavimentado con piedra al estilo tradicional japonés, que nacía del asfalto gris instalado apenas algunas décadas… aquel pequeño templo estaba ahí mismo, sin una entrada con mucha floritura ni amplios espacios abiertos… en una esquina de una calle de la zona de bares del minami-ku, como un oasis, esperando ser encontrado por los que nunca se imaginarían que un pedazo de la Osaka del 1700 pudiera estar allí. Entrar fue inevitable…

Farolillos

Diversos farolillos de diferentes colores iluminan los dos altares, unos salary-man vierten agua sobre una imagen de Fudo-myo (不動明王) cubierta de musgo que hay en uno de ellos… nunca había visto una estatua de roca vestida de verde de esa forma, supongo que este es otro de los elementos diferenciales del templo. Interesante encontrar un lugar tan curioso, tan cercano del “mundanal ruido” de causalidad. Más tarde me enteré de que este templo goza de cierta popularidad.

Moss-covered Fudo-myo

Seguimos atravesando la pequeña plaza que hace de patio del lugar sagrado dejando a un lado el santuario del musgo y al otro una capilla llena de linternas de papel (提灯). Más adelante, unas farolas modernas blancas (se ven al fondo de la fotografía bajo estas líneas) se comenzaba a nacer Hozenji Yokocho.

不動明王

Como podéis ver en las imágenes, se trata de una estrecha calle que, aunque mantiene el pavimento tradicional, está flanqueada de restaurantes tradicionales y algunas tascas. Al parecer este callejón, algún día fue un espacio para las tiendas anexas al templo, pero cambió de cometido tras su reconstrucción después de la II Guerra Mundial.

法善寺横丁
Foto obtenida del blog de mi amigo Xavi, que
también habla de este lugar en este artículo

Tímidamente, algunas gotas precoces nos avisaron de que pronto comenzaría a llover de nuevo, aún era temprano, así que debíamos apresurarnos para buscar otra taberna en la que cobijarnos. Antes de abandonar escucho unos ruidos y miro a mi izquierda, un gato se esconde en los recovecos, no lo llegué a ver aquel día, pero si muchas veces después… o quizá son sus amigos o familiares felinos… nunca lo sabré… Aquí os dejo la ubicación exacta de este lugar en Google Maps. No olvidéis saludar a los gatos de mi parte. ;)

Otro altar