Ahora mismo lees el archivo de

Personal

Mi 2015 en 12 fotos

Si todavía no he escrito un post comentando mis propósitos para este año es por que me gustaría, antes de hablar de nuevos proyectos (o más bien crecimiento de los que ya tengo entre manos) hacer un resumen de mi 2015. Por supuesto, tal y como hice en 2011, 2012, 2013 y 2014, en ves de aburriros con un montón de texto, voy a resumir mi 2015 en 12 fotos (una por mes):

Mi 2015 en 12 fotos

ENERO: Comencé el año asistiendo a dos eventos viajeros FITUR, la feria de turismo de Madrid, y al BirraTour 2015, un evento cervecero organizado por Madrid TB y Mochileros TV (por cierto, muchas gracias por la foto), en el que pude reencontrarme con otros amigos de la comunidad viajera española. Esto de vivir tan lejos, hace que momentos como estos haya que aprovecharlos al máximo.

Flapy at Ryokan

FEBRERO: En febrero volví a Japón y me puse a trabajar inmediatamente en la optimización y consolidación de mi proyecto “Viajar por Asia“, aprendiendo de la experiencia de años anteriores y centrándome en la escalabilidad del mismo, que era mi asignatura pendiente.

Flapy templario

MARZO: En Marzo comenzó la temporada fuerte de guías y la verdad es que es la parte de mi trabajo que más me gusta. Aunque es sacrificado físicamente, las experiencias que vives en cada viaje no tienen precio. En la foto estoy en un puqueño templo de Nagano, un negocio familiar. La mujer que me acompaña es la dueña que, a la vez, lo heredó de sus padres. Le hizo tanta ilusión que un extranjero le preguntara sobre la historia del templo que quiso hacerse una foto conmigo y me regaló un amuleto.

Sakura at Kanazawa Castle

ABRIL: Bueno, como todos los años, el protagonista del mes de Abril es el Hanami, la celebración del florecimiento del cerezo (que en este mes llega a su esplendor). De ahí que sea una de las temporadas más demandadas para visitar Japón. Este año no ha sido menos y, aunque tarde, publiqué aquí algunas fotos de la flor del cerezo tomadas en diferentes lugares del territorio nipón.

Flapy en Filipinas

MAYO: En Mayo, aprovechando que bajó el volumen de trabajo, decidí irme unos días a Filipinas. Fue un viaje mitad de placer, mitad de trabajo en realidad, puesto que también fui a prospeccionar destinos y hoteles, pero me sirvió para cambiar de aires y volver con las pilas cargadas para afrontar la campaña de verano.

Mi cumpleaños

JUNIO: Del mes de Junio, lo más destacable es, por supuesto, mi cumpleaños. La foto es de la celebración del mismo en Osaka. El resto de mes fue un mes de trabajo que transcurrió sin pena ni gloria.

Pole dancer

JULIO: Durante el mes de Julio, aprovechando mis ratos libres en el trabajo comencé un proyecto audiovisual con un grupo de pole dancers japonesas con base en la ciudad de Kobe. Es un proyecto muy interesante que me tuvo varios días de este mes preparando localizaciones y haciendo fotos/vídeos. Espero ir sacando tiempo para poder avanzarlo.

Vivir en Tokyo

AGOSTO: Aunque en el blog no lo conté hasta bastante después, Agosto, fue un mes bastante importante, ya que un hecho cambiaría la perspectiva desde la que veo Japón: tras haber vivido casi 10 años en la región de Kansai, decidí dar el paso de venir a vivir a Tokyo. Y, aunque estoy en un barrio que me encanta, no puedo evitar extrañar a mi querida Osaka.

Estamos en la playa de la Concha

SEPTIEMBRE: En Septiembre me pude hacer otra breve escapadita, pero esta vez, fue a España, no fueron ni dos semanas pero fue un viaje que me ayudó bastante. Aproveché mi estancia para visitar San Sebastián, un lugar que tenía muchas ganas de conocer desde hace tiempo. Por cierto… ¡Me encantó en todos los aspectos!

Doburoku matsuri

OCTUBRE: Durante este mes continué con los viajes, y gracias a uno de ellos tuve la oportunidad de asistir al Doburoku Matsuri, un festival lleno de colorido y alegría en el que acaban sirviendo este tipo de sake tan peculiar a todos los asistentes al santuario.

Hue - Vietnam

NOVIEMBRE: A finales de noviembre hice un viaje que llevaba mucho tiempo deseando hacer: después de 4 años pude volver a Vietnam, esta vez para recorrerlo de norte a sur. Al igual que en el caso de Filipinas fue mitad placer, mitad trabajo, pero fue algo que realmente necesitaba hacer para poder seguir haciendo crecer el proyecto.

Volar en Business Class con Turkish Airlines

DICIEMBRE: No pudo haber mejor manera de acabar el año que volviendo a España por navidad, pero además, como un señor: volando en clase business con Turkish Airlines. ¡Si ya volar en económica con Turkish Airlines es cómodo, imaginad volar este pedazo de upgrade! 😉

Estas han sido mis 12 fotos para los 12 meses del 2015. Espero que os hayan gustado.

Volar en Business Class con Turkish Airlines

TK Business Class seat

Como muchos ya sabéis, estos días en encuentro en España. Aunque más de una vez me ha tocado pasar las navidades lejos de casa o he acabado pasando la nochevieja en Filipinas, siempre intento venir a España en estas fechas para disfrutar de la compañía de familiares y amigos. Pero hoy no voy a hablar mi estancia si no de mi viaje, ya que, tuve la oportunidad de volar en business class con Turkish Airlines desde Osaka hasta Madrid y me gustaría contar mi experiencia.

Cena Business Class TK

La fotografía que encabeza este post es del asiento que pude disfrutar, es de estos que tienen diferentes posiciones y se hacen cama, por lo que (a no ser que seas muy alto) puedes ir durmiendo cómodamente durante el vuelo y, para dormilones como yo, esto es un auténtico lujo. Pero además de la comodidad me gustaría destacar la comida, ya que que, como bien sabéis por mi instagram, soy muy dado al buen yantar y esto es otro de los aspectos que marca la diferencia (aunque en la clase económica se come bastante bien).

Cena Business Class TK

Para la cena había varios platos para elegir, yo elegí de entrante hummus, ensalada de berenjena, tabbouleh acompañado de pimiento, queso blanco y pollo y sopa de calabaza. De plato principal opté por el lenguado con verduras acompañado de un poco de tofu y arroz. Y de postre fruta fresca:

Fruits Business Class Turkish Airlines

Para el desayuno también te ofrecen un menú que fui rellenando entre que jugaba a los jueguecitos y me veía alguna que otra película del amplio sistema de entretenimiento. Aproveché para ver Girls Step y la última de los Minions. El tamaño de la pantalla y la calidad del sonido que ya de por sí en económica es buena, en business ya ni os cuento. Tras haber rellenado el menú lo entregué al personal de a bordo y me eché una siestecita.

Carta de desayunos Business Class TK

De entrante yogur, queso y fruta (se nota que en Japón la fruta es escasa y cara, por eso la elegí en todas las comidas) y de plato principal tortilla de aguacate y tomate, acompañada de champiñones y pimientos al grill. Por supuesto, el zumo de naranja natural y el café con leche, tampoco pueden faltar, que si no, no me espabilo. Y, bueno, os dejo con las fotografías del desayuno y prometo ya no hablar de comida en el resto del artículo:

Desayuno Business Class TK

Desayuno Business Class TK

Otro de los privilegios de ir en business es el poder disfrutar de forma gratuita de los lounges o salas VIP de los aeropuertos. Lo cual nos permite descansar cómodamente en la escala, adelantar trabajo, seguir comiendo o bebiendo (si alguien aún tiene espacio, claro…), leer un libro, jugar al billar con los compañeros de viaje o incluso darse una ducha antes de tomar el siguiente vuelo. El lounge de Turkish Airlines en Estambul, más allá de todos los servicios que ofrece es fabuloso en todos los aspectos, siendo uno de los mejores en los que estado en mi vida, con una superficie de casi 6000 metros cuadrados repartidos en dos plantas:

TK VIP Business Lounge

Turkish Airlines Istambul Business Lounge

Bueno, y con esto acabaría este resumen de mi experiencia. Creo que lo he explicado de forma bastante completa sin dejarme nada en el tintero, pero si, aún así, tenéis alguna duda podéis preguntar en los comentarios de esta entrada o contactarme en mi twitter. Para finalizar me gustaría desearos a todos unas felices fiestas y que, estéis donde estéis, tengáis unos días fabulosos y, sobre todo, muy felices. Os iré contando nuevas aventuras viajeras durante los próximos días.

Volar en Business Class con Turkish Airlines

¡ FELICES FIESTAS A TODOS!

Vietnam de norte a sur

Este post es simplemente para comentarios el viaje que comenzaré la semana que viene, un viaje por Vietnam de norte a sur, no solo por volver a visitar esta país, que me encanta, si no por que será uno de los próximos destinos que introduciremos el año que viene en nuestra empresa de turismo alternativo viajarpor.asia y estoy deseando mostrarlo con tanta pasión como hago en los viajes a Japón.

Será un viaje que me servirá para cambiar de aires aunque sea un viaje de trabajo ya que espero cerrar varios acuerdos de colaboración con hoteles y empresas que me servirán de apoyo local en la zona. También aprovecharé para prospeccionar la zona y terminar de definir el itinerario definitivo. Os mantendré informados por aquí. 😉

Vivir en Tokyo

Vivir en Tokyo

Muchos de los que me conocéis ya lo sabíais, para el resto, esta era una noticia que tenía que dar: hace unos meses que dejé Osaka y comencé a vivir en Tokyo. Ya sabéis que siempre he sido un defensor de la región de Kansai y que, en los diez años que he vivido en este país, han sido ciudades como Osaka o Nara las que me han visto despertarme cada mañana. Vivir en la capital nipona nunca me había hecho ilusión. La gente y su forma de entender la vida urbana es muy diferente en las distintas regiones y si bien, todas tienen puntos positivos y negativos, yo ya tenía bien clara mi preferencia.

Vivir en Tokio

No obstante, hay veces que hay decisiones inevitables que uno tiene que tomar, ocasiones en las que sabes que tu lugar ha cambiado y que tienes que seguir el camino que has ido definiendo con tus anteriores pasos y eso me ha traído a mudarme. Una de las cosas más positivas que he encontrado a este cambio es que (dentro de unos años) podré hacer una comparación justa entre las regiones Kantō y en Kansai, ya que habré vivido lo suficiente en ambas. Otra de las cosas positivas es el barrio que he encontrado para vivir, ya que me costaba encajar en todos los lugares que me habían enseñado hasta ahora.

DSC_1908

Algunos, probablemente, al leer un título como el de este en post esperarían postales de lugares emblemáticos, cruces vestidos de neones o rascacielos reflejando el azul del cielo, pero no es el caso. Yo tenía muy claro que quería vivir en una zona tranquila, con el estilo de vida de un barrio pequeño en el que la gente se dice “¡Buenos días!” y se llama por su nombre. Pero también tenía claro que tendría que estar bien comunicado con el aeropuerto, las estaciones de tren bala (para poder moverme por todo el país) y, por supuesto, los puntos neurálgicos de la ciudad.

DSC_1900

Así que finalmente encontré mi hueco, un apartamento sin pretensiones, pero situado a menos de 5 minutos de la estación ferroviaria. Una estación por la que pasa el Narita Express y desde la que, en apenas 10 minutos, puedo llegar a Shinagawa para tomar el tren bala. De la misma manera tardo 20 minutos en llegar a lugares como Shibuya o Shinjuku sin necesidad de hacer transbordo. Además es un barrio con mucho encanto como podéis ver en las fotografías que acompañan a este artículo.

DSC_1888

Como se puede observar, es un barrio de suelo adoquinado, sin apenas coches y con mucha bici. Con cafeterías con terraza y fruterías que hacen chaflán. Con peluquerías donde también afeitan a navaja y tiendas pequeñitas en las que venden de todo. También hay muchos bares y restaurantes de todo tipo (dos de ellos “bares de tapas españoles”, o así se autodenominan ellos) y como no puede faltar en toda barriada, tenemos un pachinko y hasta pequeñas sucursales bancarias de las entidades más comunes, entre ellas una de la caja postal japonesa, que también nos hace de estafeta de correos.

DSC_1898

También hay una panadería cerca de casa que hace pan como el de Europa, aunque hay que consumirlo en el acto porque en cuestión de un par de horas se reblandece y se convierte en chicle. Hay clínicas y parques, supermercados y tiendas de conveniencia (“convini” para los amigos), pero lo que más me gusta es que los vecinos (o, al menos, una parte de ellos se conocen y se saludan). Aunque paro poco por casa, viva donde viva, a veces es bueno tener un punto de referencia aunque solo sea para dejar descansar la maleta entre viaje y viaje… ¿No creéis? 😉

DSC_1891

Décimo aniBLOGsario

芝桜と富士山

Hoy es el décimo aniBLOGsario de esta bitácora… ya lo decía hace un par en un tweet:

“Un día como este (pero hace diez años)
preparaba mis maletas para venir a vivir a #Japón

Aquel mismo día, 3 de Octubre de 2005, abría este blog con un breve post y la única pretensión de mantener informados a familiares y amigos de lo que iba a hacer durante los dos años de beca Mombusho que me habían sido otorgados para hacer investigación científica en el NAIST. Al día siguiente, el día 4, tomé un vuelo hacia el aeropuerto internacional de Osaka Kansai que aterrizó un 5 de Octubre, como hoy, pero de hace 10 años…

K233A7~1
No es mi hermano pequeño, soy yo hace 10 años
cuando no era más que un universitario en Japón

Un década después, no me dedico a la informática, pero aquí sigo, en el país del sol naciente. ¡Ojo! Esto no significa que haya estado quieto. He aprovechado para visitar más de 50 países y, de estos últimos 10 años, he vivido casi dos en Guangzhou (en el sur de China) y también he residido en diferentes lugares de la geografía nipona: la mayoría del tiempo en Osaka, pero también (durante la realización de mi doctorado) en Nara, y desde hace apenas unos meses… (¡Tachán! bombazo informativo) en Tokyo… (aunque extraño mucho mi querida Kansai)

Abuelo Colegiala
Aquí me tenéis en Shibuya con Hideaki Kobayashi,
más conocido como “el abuelo colegiala”.

Me está costando mucho escribir este artículo. No sabría ni describir lo que siento, no por la emoción de haber llegado donde estoy, si no por mirar el camino recorrido. En el momento en el que me he puesto a buscar fotos para ilustrar el post y he vuelto a vivir recuerdos dulces, amargos, agridulces e insulsos… he vuelto a reencontrarme con sentimientos enfrentados que hacía muchos años que no miraba a los ojos… he vuelto a recordar las caricias más cálidas y las noches más gélidas…

Snow Flapy
Foto tomada durante una de mis expediciones en Hokkaido

En varias ocasiones pensé en qué podría hacer si llegaba este momento… cómo podría resumir 10 años en un vídeo, unas fotos o unas palabras, y solo me sale una: GRACIAS, gracias a todos. A los que me habéis leído, los que habéis comentado alguna vez, a los que me seguís en silencio, a los que hacéis ruido, a los que me habéis hecho reir o llorar, a los que habéis pasado por mi vida, ya sea para quedaros o solo para saludar… por que todos habéis construido quien soy ahora… ¡Gracias a todos!

Para despedirme… os dejo con la que fue la banda sonora de aquellas primeras semanas en Japón… este tema que un mes de Octubre de 2005 lanzó Ken Hirai:

Unos días en España

Estamos en la playa de la Concha

Como ya sabéis, a principios de este mes estuve unos días en España, y bueno, aproveché a cambiar de aires (el ritmo de trabajo durante el mes de Agosto fue frenético) y a reencontrarme con familiares y amigos. Una de las personas con las que pude quedar fue con mi buen amigo Dani Keral, otro de esos “locos” que no pudo más contener su “yo viajero” y dejó lo que tenía para lanzarse a viajar sin un rumbo fijo. Casualmente nuestro encuentro fue portada en el periódico local de nuestro barrio, ¡imaginad qué sorpresa nos llevamos!.

Barrio

También aproveché para viajar por mi país, cuanto más tiempo vivo fuera, más ganas tengo de conocerlo mejor, de ahí que haya elegido la foto de mi viaje a San Sebastián para encabezar este post, no conocía Donostia y me ha encantado, espero poder volver pronto. Siempre que vuelvo intento seguir descubriendo España, de hecho ya durante el verano del año pasado me di un buen homenaje viajero y gastronómico que os conté aquí. Muchos de estos viajes por el país que me vió nacer son gracias a mis amigos de Minube, así que desde aquí les quiero mandar mi mas sincero aradecimiento.

Ajo Blanco

El inconveniente de querer viajar por tu propio país cuando vives fuera es que, como muchos de los expats españoles que andamos por el mundo, vendí el coche cuando vine a vivir a Japón (hace casi ya 10 años) y siempre tengo las limitaciones horarias de los transportes públicos. Así que esta vez me pasé por la sucursal de Sixt alquiler de coches en Madrid y me hice con un vehículo para toda mi estancia. Fue genial plantear mis desplazamientos por el país de esta forma, es mucho más cómodo y libre, así que otra de agradecimientos por aquí. Creo que esta va a ser una opción que tomaré más habitualmente.

Nissan Juke de SIXT

El caso es que ya he vuelto a Japón y no volveré a España hasta navidades, estamos a tope con los viajes a Japón de otoño y no he parado ni un segundo. Pero tenía que sacar un hueco para daros una actualización de lo que ha sido mi vida y agradecer a todos los que han hecho que, una vez más, mis viajes, aunque sean de vuelta a casa, sean inolvidables.