Ahora mismo lees el archivo de

Personal, Page 2

Breve visita a Hong Kong

Hong Kong Skyline

Como ya sabéis los miércoles son los días dedicados a mis aventuras fuera de Japón, así que aprovecharé para contar mi breve visita relámpago a Hong Kong de hace un par de semanas (y digo breve porque apenas duró un par de días). Fue justo antes de volver a España a principios de Septiembre y, aunque fue un viaje principalmente de negocios, aproveché el tiempo al máximo y pude sacar un hueco para hacerme una escapada a Tai-O. Llevaba mucho tiempo detrás de conocerlo y siempre, entre unas cosas y otras, nunca encontraba el momento para ir, aunque esta vez lo conseguí. Ya os contaré más detenidamente cómo fue mi visita a esta pequeña villa de pescadores llena de canales que se esconde en la isla de Lantau, ya que daría para un post completo.

Tai-O

Otro gran descubrimiento que hice durante esta visita fue Blacklane, un servicio de chófer privado en coches de gama alta que tenía ganas de probar desde hace tiempo, así que, puesto que el hotel donde me hospedé no estaba bien comunicado en transporte público, aproveché la ocasión para contratar la recogida desde el aeropuerto con ellos y la verdad es que fue genial, un servicio cómodo y efectivo, además el conductor era muy simpático y, aunque al principio no se decidía, acabó posando junto al coche, cuando le dije que le sacaría en mi blog. xD

Blacklane

También, entre reunión y reunión (de negocios), pude reencontrarme con Javier I. Sampedro, también conocido como “el chicharrero por Hong Kong” y nos estuvimos poniendo al día mientras tomábamos un café y unas tartaletas de huevo al más puro estilo de Macao (véase la fotografía bajo estas líneas). Fueron dos días de no parar, pero me dió tiempo a hacer muchas. Luego ya tomé el vuelo a Madrid directamente desde Hong Kong, pero mi estancia en España ya os la contaré más adelante….

Tartaletas de huevo

Flapycidades

Happy Birthday to me

Ya llega a su fin (por lo menos en este lado del mundo) el día 30 de Junio de 2015. Y esta entrada es para compartir con todos cómo ha sido este cumpleaños. Últimamente, estoy pasando cada año en un lugar diferente: el año pasado celebré mi cumpleaños en Madrid, mi querida ciudad natal, el anterior en China y Tokyo, el anterior fue un finde bastante completo entre Guangzhou y Hong Kong… y este año, de momento ya ha caído una fiesta en Osaka y posiblemente caiga otra en la capital nipona, pero está por organizar.

Mi cumpleaños
Celebración de mi cumpleaños en Osaka hace unos días

El título de esta entrada: “Flapycidades” no lo he elegido yo, es una palabra que (especialmente este año) varios han usado para felicitarme (aprovechando el juego que da mi nick: Flapy). Así que me ha parecido la mejor forma de titular una entrada de agradecimiento por las felicitaciones. Ya que esta publicación es para eso: para agradecer a todos por vuestros regalos y felicitaciones. Han sido muchas y por muchos medios: por Facebook, whatsapp, LINE, Twitter… ¡y hasta por Instagram!. Y, aunque me hubiera gustado, no puedo responder a todos uno a uno.

Regalos cumple
Algunos regalitos más que he recibido hasta ahora. 🙂

También me han preguntado (mayormente la gente con la que he coincidido hoy en persona) cuál es mi propósito para este año… bien…Estos últimos 12 meses han sido de mucho trabajo pero también he dado el paso de asumir muchos riesgos y de lanzarme a un ambicioso proyecto personal, he incorporado gente a mi equipo y estamos haciéndolo crecer, me gustaría seguir en esta vía. Respecto al blog, este año es el que menos he blogueado con diferencia, así que intentaré redimirme y sacar más tiempo para mantener el blog, aunque sea probando alternativas.

Super Nintendo Portatil
Foto de otro regalito que ha caído hoy ;).

En fin… lo dicho… muchas gracias a todos y yo ya me acuesto por aquí…

¡OYASUMI!

Aprendiendo a blogstagramear

11281941_1606865199577083_502422689_n

Hoy hace un día soleado en Kyoto y, aunque no hace demasiado calor, se nota ya la humedad previa el verano. Me he metido a almorzar a un tailandés. Aunque me encanta la comida japonesa, echo de menos el sudeste asiático y, esto me sirve para acercarme a él. Mientras esperaba la comida se me ha ocurrido algo. Y ahora que ya tengo lo que pedí frente a mí, voy a llevarlo a cabo.

Hacía mucho que no actualizaba el blog. Siempre pongo la excusa de que no tengo tiempo pero, por otro lado, siempre he sido de los que piensa que quien quiere hacer algo busca los medios así que, voy a empezar a blogstagramear (no se si existe el palabro pero me gusta). Es decir, voy a empezar a hacer entradas cortas desde instagram, de esta forma, luego solo tengo que agregar los links en wordpress y publicar. No será para todos los post pero creo que si podría ser útil para dar datos puntuales o compartir pequeñas reflexiones.

Espero que os guste la idea.

Volver a la carga

Selfie at Rotemburo (iPhone 5)

Perdonad mi ausencia en el blog, pero desde que volví a Japón (hace algo más de un mes) no he parado. Primero tuve que regularizar mi situación en el país y ultimar los papeleos de mi visado de negocios, así como cerrar los últimos detalles para poner a funcionar mi proyecto “Viajar por Asia“, que ya está en pleno funcionamiento. Después empecé a trabajar y he estado viajando por diferentes puntos del país, por supuesto, sin tiempo material para actualizar hasta ahora que he tenido unos días libres antes de volver a la carga mañana.

Back in Japan

Aprovechando estos días libres, me fui el fin de semana pasado a Atami, en la provincia de Shizuoka, una ciudad costera a unos 100Kms al sur de Tokyo, también conocida por sus onsen y rotemburo, de hecho la fotografía que encabeza este post la tomé durante mi estancia allí. Además, alguno de los cerezos (sakura) de esta ciudad que estaban en lugares cercanos al mar pero protegidos del viento ya habían florecido y estaban así de impresionantes:

Sakura at Atami

Uno de los proyectos en los que he estado implicado este mes de Febrero es el de hacer de guía y traductor del equipo del restaurante japonés Osushi de Vigo, que es uno de los restaurantes de sushi más reconocidos de España. El viaje, como podéis imaginar fue principalmente gastronómico, así que, iré contando anécdotas en próximos artículos. De momento, os dejo con esta foto de nuestra visita a un pequeño negocio familiar en la prefectura de Okayama donde fabrican diferentes productos derivados de la fermentación del arroz y la soja y donde pudimos aprender más sobre la elaboración artesanal de este tipo de productos. Aquí os dejo con su página web.

名刀味噌本舗

Creo que con este breve artículo ya os he puesto un poco al día de cómo va mi vida. Aún me quedan muchas cosas que contar del año pasado y este año también vendrá cargado de viajes, así que, intentaré ir sacando los huecos que tenga para manteneos al tanto. Mientras tanto, podéis ir siguiendo mis peripecias en mi Twitter, quién sabe… quizá entre trenes y aviones os sorprenda con una bonita estampa…

Fuji

Este es mi año

nengajo10

Y no es que sea un año cargado de cambios, si no por que es un año en el que se juntan muchas fechas especiales para mí. Para empezar, es mi año literalmente, es el año de la oveja (en el horóscopo japonés) y la cabra (en el horóscopo chino). Un ciclo que se repite desde que nacemos cada 12 años y sí, este año cumplo 36. También se da otra fecha significativa: se cumplirán 10 años desde que vine a vivir a Japón… ¿casualidad? puede ser, ya que no estaba premeditado, pero curioso cuando menos ¿no creéis?

明治神宮

Por otro lado, también es el año en el que, con el comienzo del nuevo año fiscal japonés, en Abril, se pondrá en marcha mi nueva empresa japonesa: un receptivo de viajes. Es decir, ya no soy parte de Nihontravel y, aunque no descarto posibles colaboraciones futuras, hoy por hoy no tengo ninguna vinculación directa con esta empresa. Si queréis ver la web de mi nuevo receptivo de viajes (que en un alarde de originalidad he llamado “Viajar por Asia“, solo tenéis que pulsar aquí.

Gansen-ji (岩船寺)

Esto último también implica un nuevo cambio, y es mi estatus como extranjero en el país del sol naciente. Paso a tener visado de negocios y esta transición me ha supuesto que tenga que estar en España más tiempo de lo esperado (afortunadamente saqué un hueco dentro del intervalo de 3 meses para irme de viaje a la India). Vuelvo a Japón en Febrero con todas estas novedades y con mucha ilusión, creo que va a ir todo muy bien y, en este aspecto, también considero que este 2015 va a ser mi año.

Flapy Jones

También en mi faceta de manager de modelos, hay una evolución notable este año, además de actuar como representante, colaboraré con la organización de los certámenes de Miss Turismo Andalucía, Miss Turismo Aragón y Miss Tourism Spain (que sustituye al desaparecido certamen de Miss España). Esto es algo que estamos arrancando prácticamente desde cero y va a conllevar mucho esfuerzo para levantar una buena marca durante estos primeros años.

Con las misses en el Jacuzzi

El blog ya tiene cerca de 1500 entradas y, como no quiero que entradas antiguas caigan en el olvido (ya que muchas contienen información conveniente y actualizada), paulatinamente iré recuperando posts en la cuenta de twitter de @japoneando, mientras que en mi cuenta de twitter personal hablaré casi exclusivamente de mi día a día o difundiré información que considere útil o interesante.

Fallen Angel BW

Es posible que se den otros cambios significativos a lo largo del año (algunos los llevo barajando desde hace tiempo) pero como no soy persona hacer planes a largo plazo, ya os iré informando de las opciones que vaya tomando. Este año va a ser divertido y emocionante y necesitaré vuestro apoyo más que nunca. Muchas gracias por estar por estar ahí y que tengáis muy buena semana.

No me gusta que me digan Sayonara

LABIOS

Las puertas del vagón se volvían a cerrar. El tren que nos llevaba de Kyoto a la vecina Osaka seguía su marcha. Había bastante gente (la gran mayoría, jóvenes) pero yo estaba sentado y no prestaba mucha atención. Había bebido algo de vodka con un amigo antes de montarme, aún podía sentir partículas aromáticas de la bebida emanando de entre mis labios, pero no eran lo suficientemente fuertes como para combatir el característico olor de los vagones de la línea Hankyu. Me gusta coger esta línea, es económica, hay pocos turistas y para mí siempre estará rodeada de cierta melancolía, ya que es la que tomaba cuando empecé a vivir aquí y tenía que moverme a cualquier punto de Osaka desde el campus de Minoh.

No-No-chan tímida

Cuando el tren paró en la siguiente estación, la mujer que estaba a mi lado se levantó de su asiento para apearse y, en su lugar, se sentó una chica joven, aunque no pude definir su edad. Llevaba la cara oculta tras una amplia mascarilla y su cabello apenas me dejaba distinguir dos vivarachos ojos, así que era difícil saber de qué edad sería, pero yo apostaba que no mas de veinte. Ella, al percatarse de mi escrutinio, sonrió. Pude saber que sonreía por que sus ojillos se estrecharon detrás de su flequillo y ella acompañó el gesto con un breve movimiento de cabeza, ejecutado de una forma tan sutil (pero espontánea), que dejaba claro que era una reverencia y no una señal de asentimiento.

El que espera, desespera

Mi móvil comenzó a vibrar en el bolsillo (en Japón siempre lo llevo sin sonido) miré quien llamaba, acepté la llamada y, en voz muy baja, dije brevemente que estaba en el tren y que luego volvería a llamar:”Ima densha no naka, ato de denwa shimasu ne!”(今電車の中。後で電話しますね!). Esto se hace por que aquí es de mala educación hablar por teléfono en el transporte público (aunque hay gente que lo hace, pero la mayoría de los nipones, si lo cogen, es para decir que luego llamarán y cuelgan rápidamente como hice yo). El caso es que la chica de al lado me escuchó hablar japonés y me dijo una de las tres frases que más escuchará un expatriado en Japón a lo largo de su vida:

Ayako chan found something !

“Nihongo jouzu ne!!”(日本語上手ね!) algo así como un “¡Qué bien hablas japonés!”. Las otras dos son “O-hashi jouzu ne!!”(お箸上手ね!) que significa “¡Que bien comes con palillos!” y la última es “Kakkoii!”(かっこいい)” que significa “¡Que guapo!” o “¡Que chulo!”. No me malinterpretéis, no digo que no guste el escucharlas… al fin y al cabo es un halago, al principio hace mucha ilusión (sobretodo la primera o la última), pero cuando después de un tiempo oyes que durante años te las dicen diferentes personas con el mismo tono, de la misma forma y cuando ni estás guapo, ni has hablado más allá de un “¡gracias!”, ni has empezado a comer con los palillos, entiendes que realmente no significan nada, simplemente es una forma de iniciar una conversación con un extranjero haciendo que se sienta bien.

DSC_5055

Como la chica se había sorprendido de que hablara japonés, respondí comentándola que ya llevaba muchos años en Japón, que había estudiado en tal y cual universidades, que había trabajado para tal y cual empresas y, así, como quien no quiere la cosa acabamos hablando de nuestras vidas… El tren llego a Umeda, final del trayecto, y allí nuestros caminos se separaban, antes de pasar la máquina de control de billetes y, con una distancia prudencial, ella se paró frente a mi y me dijo que le sorprendía el haber tenido una conversación en japonés tan larga con un extranjero, que era la primera vez que le pasaba, que iba a estudiar inglés con mucho más esfuerzo ahora que me había conocido y que esperaba algún día hablar un idioma extranjero como yo hablaba japonés. Esta vez sí que pude notar total sinceridad en sus palabras.

Yo te hice la foto antes

Yo insistí en que aún me quedaba mucho por aprender, que era un idioma muy difícil y que no se impresionara, que al fin y al cabo, solo había sido un japonés “nivel conversación de tren” (sus ojillos volvieron a entrecerrarse delatando una nueva sonrisa bajo su mascarilla). Acompañé mis palabras de agradecimiento con una reverencia, ella me respondió con otra. Antes de darse media vuelta e irse me dijo “Jaa, mata kondo ne!”(じゃあまた今度ね), algo así como un “¡Hasta la próxima!”, respondí “mata ne”(que se podría traducir como “nos vemos” o “hasta pronto”) y esta vez fui yo quien sonrió. Me encanta la gente que se despide sabiendo que, por muy grande que sea el mundo te volverá a encontrar. En cambio, no me gusta que me digan Sayonara, aunque sea por mera formalidad.