Ahora mismo lees el archivo de

Page 3

Vietnam de norte a sur

Este post es simplemente para comentarios el viaje que comenzaré la semana que viene, un viaje por Vietnam de norte a sur, no solo por volver a visitar esta país, que me encanta, si no por que será uno de los próximos destinos que introduciremos el año que viene en nuestra empresa de turismo alternativo viajarpor.asia y estoy deseando mostrarlo con tanta pasión como hago en los viajes a Japón.

Será un viaje que me servirá para cambiar de aires aunque sea un viaje de trabajo ya que espero cerrar varios acuerdos de colaboración con hoteles y empresas que me servirán de apoyo local en la zona. También aprovecharé para prospeccionar la zona y terminar de definir el itinerario definitivo. Os mantendré informados por aquí. 😉

Os propongo un juego

Autumn at Miyajima (iPhone 5)
Foto tomada en Miyajima hace apenas unos días

Voy a intentar de nuevo tomar el ritmo del blog poco a poco, que lo he tenido un poco abandonado este año debido al volumen de trabajo y, aunque seguiré contando curiosidades de mi vida en Japón, también intentaré experimentar con dos de mis pasiones (que además son las que han marcado mi vida profesional en los últimos años): viajar y el marketing digital. Tenía ganas de hacer algo original que uniera estas dos temáticas y para ello, hablé con la aerolínea con la que suelo viajar: Turkish Airlines, y ellos se mostraron encantados a colaborar con la iniciativa.

Business Class Turkish Airlines MAD-IST

¿Que en qué consiste? Pues bien, como dicen que una imagen vale más que mil palabras, voy a proponer un pequeño juego que se desarrollará en mi Instagram durante las próximas semanas. Entre hoy (11 de Noviembre de 2015) y el día 20 de Diciembre de este mismo año voy a subir fotos de dos destinos en los que voy a estar en las próximas: Japón y Vietnam. Y contaré, a través de imágenes que iré subiendo a mi instagram, dos elementos son emblemáticos de cada uno de esos países (es decir, dos de Japón y dos de Vietnam). Y vosotros, los tendréis que adivinar.

ジンキスカン

Para hacerlo más fácil, las imágenes que sirvan de “pistas” irán marcadas con el hashtag #ViajoconTurkish y cada elemento emblemático tendrá su intervalo de tiempo, que serían los siguientes:
Del 11 al 20 de Noviembre (ambos incluidos): Primer elemento de Japón
Del 21 al 30 de Noviembre (ambos incluidos): Segundo elemento de Japón
Del 1 al 10 de Diciembre (ambos incluidos): Primer elemento de Vietnam
Del 11 al 20 de Diciembre (ambos incluidos): Segundo elemento de Vietnam

El último día de cada intervalo de tiempo (es decir, 20 y 30 de Noviembre y 10 y 20 de Diciembre) preguntaré en una imagen de instagram quién adivina cuál es el elemento y el primer comentario en esa imagen que responda correctamente tendrá un pequeño regalo de mi parte y otro de parte de Turkish Airlines. ¿Os animáis a jugar? ¡Podéis participar desde cualquier lugar del mundo!

Si tenéis alguna duda sobre la participación podéis dejar un comentario en esta entrada.

ACTUALIZACIÓN 20/11, PRIMERA RESPUESTA: El primer elemento de Japón era el contraste entre tradición y modernidad. Podéis ver la respuesta correcta aquí.
ACTUALIZACIÓN 30/11, SEGUNDA RESPUESTA: El segundo elemento de Japón era la cultura del manga y el anime, así como las frikadas en general. Podéis ver la respuesta correcta aquí.
ACTUALIZACIÓN 10/12, TERCERA RESPUESTA: El primer elemento de Vietnam era su comida. La gastronomía vietnamita es una de mis favoritas. Podéis ver la respuesta correcta aquí.
ACTUALIZACIÓN 20/12, CUARTA RESPUESTA: El segundo elemento de Vietnam eran sus paisajes. Tanto su patrimonio cultural, como su paisajes naturales. Podéis ver la respuesta correcta aquí.

Vivir en Tokyo

Vivir en Tokyo

Muchos de los que me conocéis ya lo sabíais, para el resto, esta era una noticia que tenía que dar: hace unos meses que dejé Osaka y comencé a vivir en Tokyo. Ya sabéis que siempre he sido un defensor de la región de Kansai y que, en los diez años que he vivido en este país, han sido ciudades como Osaka o Nara las que me han visto despertarme cada mañana. Vivir en la capital nipona nunca me había hecho ilusión. La gente y su forma de entender la vida urbana es muy diferente en las distintas regiones y si bien, todas tienen puntos positivos y negativos, yo ya tenía bien clara mi preferencia.

Vivir en Tokio

No obstante, hay veces que hay decisiones inevitables que uno tiene que tomar, ocasiones en las que sabes que tu lugar ha cambiado y que tienes que seguir el camino que has ido definiendo con tus anteriores pasos y eso me ha traído a mudarme. Una de las cosas más positivas que he encontrado a este cambio es que (dentro de unos años) podré hacer una comparación justa entre las regiones Kantō y en Kansai, ya que habré vivido lo suficiente en ambas. Otra de las cosas positivas es el barrio que he encontrado para vivir, ya que me costaba encajar en todos los lugares que me habían enseñado hasta ahora.

DSC_1908

Algunos, probablemente, al leer un título como el de este en post esperarían postales de lugares emblemáticos, cruces vestidos de neones o rascacielos reflejando el azul del cielo, pero no es el caso. Yo tenía muy claro que quería vivir en una zona tranquila, con el estilo de vida de un barrio pequeño en el que la gente se dice “¡Buenos días!” y se llama por su nombre. Pero también tenía claro que tendría que estar bien comunicado con el aeropuerto, las estaciones de tren bala (para poder moverme por todo el país) y, por supuesto, los puntos neurálgicos de la ciudad.

DSC_1900

Así que finalmente encontré mi hueco, un apartamento sin pretensiones, pero situado a menos de 5 minutos de la estación ferroviaria. Una estación por la que pasa el Narita Express y desde la que, en apenas 10 minutos, puedo llegar a Shinagawa para tomar el tren bala. De la misma manera tardo 20 minutos en llegar a lugares como Shibuya o Shinjuku sin necesidad de hacer transbordo. Además es un barrio con mucho encanto como podéis ver en las fotografías que acompañan a este artículo.

DSC_1888

Como se puede observar, es un barrio de suelo adoquinado, sin apenas coches y con mucha bici. Con cafeterías con terraza y fruterías que hacen chaflán. Con peluquerías donde también afeitan a navaja y tiendas pequeñitas en las que venden de todo. También hay muchos bares y restaurantes de todo tipo (dos de ellos “bares de tapas españoles”, o así se autodenominan ellos) y como no puede faltar en toda barriada, tenemos un pachinko y hasta pequeñas sucursales bancarias de las entidades más comunes, entre ellas una de la caja postal japonesa, que también nos hace de estafeta de correos.

DSC_1898

También hay una panadería cerca de casa que hace pan como el de Europa, aunque hay que consumirlo en el acto porque en cuestión de un par de horas se reblandece y se convierte en chicle. Hay clínicas y parques, supermercados y tiendas de conveniencia (“convini” para los amigos), pero lo que más me gusta es que los vecinos (o, al menos, una parte de ellos se conocen y se saludan). Aunque paro poco por casa, viva donde viva, a veces es bueno tener un punto de referencia aunque solo sea para dejar descansar la maleta entre viaje y viaje… ¿No creéis? 😉

DSC_1891

Concurso décimo aniBLOGsario

Productos Ghibli

Para celebrar tanto el décimo aniBLOGsario de esta bitácora como que hemos superado los 50 mil “Me gusta” en nuestra página de Facebook, hemos decidido realizar un sorteo en colaboración con nuestros amigos del blog “Generación Ghibli“. El premio consistirá en un lote de productos autorizados del Studio Ghibli (que en su mayoría sólo se pueden adquirir en Japón) valorado en más de 120Euros. El lote, además de lo que podéis ver en la fotografía que encabeza el post, incluirá un ejemplar del libro “Mi vecino Miyazaki” firmado por su autor: Álvaro López Martín

Mi vecino Miyazaki

La lista de productos que contiene el lote sería:
– Un ejemplar del libro “Mi vecino Miyazaki” firmado.
– Una hucha de “Mi Vecino Totoro” de unos 15cms
– Un peluche del gatobús (ねこバス) 
– Una baraja de naipes de “Nicky, la aprendiz de bruja
– Un muñeco articulable del Robot de “El castillo en el cielo
– Un llavero de un Kodama de los que salen en “La princesa Mononoke
– Un par de rollos de Washitape con motivos variados de Ghibli.
– Un puzzle de “El viaje de Chihiro
– Un vaso conmemorativo de “Porco Rosso

Porco_Rosso
Detalle del diseño del vaso

Para participar solo necesitáis una cuenta de twitter y seguir estos sencillos pasos desde cualquier lugar del mundo:

FORMA DE PARTICIPAR:
1. Sigue a @Flapy y a @gen_ghibli desde tu cuenta de Twitter.
2. Haz un retweet de este tweet o twittea:

Gana un lote de productos exclusivos del estudio Ghibli gracias a @Flapy y @gen_ghibli. #FlapyGhibli Más info en: http://tinyurl.com/FlapyGenGhibli

(tweets que empiecen por “@”, no nos mencionen a ambos o no incluyan el link a este post no serán participaciones tomadas como válidas)

Se puede concursar hasta el día 25 de Octubre de 2015 a las 23:59 (hora española) inclusive. El ganador se elegirá aleatoriamente entre todas las participaciones válidas y le será comunicado en el plazo de 48horas tras la finalización del concurso. Si tenéis cualquier consulta que realizar utilizad los comentarios de esta entrada en el blog.

ACTUALIZACIÓN: La ganadora del sorteo ha sido Yseky. ¡Enhorabuena!
Podéis ver el resultado de easypromos AQUÍ

¡ GRACIAS A TODOS POR PARTICIPAR !

Décimo aniBLOGsario

芝桜と富士山

Hoy es el décimo aniBLOGsario de esta bitácora… ya lo decía hace un par en un tweet:

“Un día como este (pero hace diez años)
preparaba mis maletas para venir a vivir a #Japón

Aquel mismo día, 3 de Octubre de 2005, abría este blog con un breve post y la única pretensión de mantener informados a familiares y amigos de lo que iba a hacer durante los dos años de beca Mombusho que me habían sido otorgados para hacer investigación científica en el NAIST. Al día siguiente, el día 4, tomé un vuelo hacia el aeropuerto internacional de Osaka Kansai que aterrizó un 5 de Octubre, como hoy, pero de hace 10 años…

K233A7~1
No es mi hermano pequeño, soy yo hace 10 años
cuando no era más que un universitario en Japón

Un década después, no me dedico a la informática, pero aquí sigo, en el país del sol naciente. ¡Ojo! Esto no significa que haya estado quieto. He aprovechado para visitar más de 50 países y, de estos últimos 10 años, he vivido casi dos en Guangzhou (en el sur de China) y también he residido en diferentes lugares de la geografía nipona: la mayoría del tiempo en Osaka, pero también (durante la realización de mi doctorado) en Nara, y desde hace apenas unos meses… (¡Tachán! bombazo informativo) en Tokyo… (aunque extraño mucho mi querida Kansai)

Abuelo Colegiala
Aquí me tenéis en Shibuya con Hideaki Kobayashi,
más conocido como “el abuelo colegiala”.

Me está costando mucho escribir este artículo. No sabría ni describir lo que siento, no por la emoción de haber llegado donde estoy, si no por mirar el camino recorrido. En el momento en el que me he puesto a buscar fotos para ilustrar el post y he vuelto a vivir recuerdos dulces, amargos, agridulces e insulsos… he vuelto a reencontrarme con sentimientos enfrentados que hacía muchos años que no miraba a los ojos… he vuelto a recordar las caricias más cálidas y las noches más gélidas…

Snow Flapy
Foto tomada durante una de mis expediciones en Hokkaido

En varias ocasiones pensé en qué podría hacer si llegaba este momento… cómo podría resumir 10 años en un vídeo, unas fotos o unas palabras, y solo me sale una: GRACIAS, gracias a todos. A los que me habéis leído, los que habéis comentado alguna vez, a los que me seguís en silencio, a los que hacéis ruido, a los que me habéis hecho reir o llorar, a los que habéis pasado por mi vida, ya sea para quedaros o solo para saludar… por que todos habéis construido quien soy ahora… ¡Gracias a todos!

Para despedirme… os dejo con la que fue la banda sonora de aquellas primeras semanas en Japón… este tema que un mes de Octubre de 2005 lanzó Ken Hirai:

El Shikoku profundo

木の香温泉

Hoy voy a continuar el relato del Road Trip por Shikoku que ya comencé la semana pasada. Nos quedamos en que nos habíamos quedado a dormir en un hotel en las cercanías de la ciudad de Imabari. Pues bien, tras un buen desayuno, nos dirigimos a descubrir el Shikoku profundo siguiendo la carretera que conecta la prefectura de Ehime y la prefectura de Kochi por el interior. Personalmente me hubiera encantado poder visitar el castillo de Imabari antes de partir, pero el tiempo apremiaba y aún queríamos hacer un trekking por la montaña.

Bosques de Ehime

Dejamos el coche para hacer una breve ruta por el Kampuzan (寒風山 = monte Kampu). Tenía muchas ganas, ya que llevaba bastante tiempo sin hacer un trekking en condiciones como cuando hice la ruta Nakasendo o la ruta por el sur de la prefectura de Kyoto que me llevó a descubrir templos como el Jōruri-ji (浄瑠璃寺) o el Gansen-ji (岩船寺). La caminata estuvo genial. La naturaleza nos regalaba una sorpresa a cada paso. Las fotos que acompañan este texto no hacen justicia.

Trekking

El caso es que, aunque no es un camino especialmente duro, ni hacía mucho sol, la humedad nos estaba matando, así que comimos en un claro y comenzamos el descenso. Llegamos al lugar donde habíamos dejado el coche y continuamos nuestro camino en carretera hasta Konoka onsen, un alojamiento rural junto al río conocido por sus aguas de manantial (foto que encabeza este artículo) y que era el lugar que habíamos elegido para nuestro merecido descanso. Tras el check-in, fuimos directos a los baños, en el rotemburo (que son los baños termales al aire libre) se estaba genial:

Konoka Rotemburo

Después de darnos un relajante baño fuimos a darnos el siguiente homenaje de la tarde: el gastronómico. Ya que otra de las cosas por la que este alojamiento es conocido es por sus comidas. Pudimos disfrutar de una cena (mayoritariamente formada de pescado y verduras), mientras observábamos el río a través del ventanal. Salimos a dar un breve paseo por las cercanías pero, apenas unos minutos después de haber salido la lluvia que comenzó a caer fue como un susurro que nos anunciaba el final de un completo día, así que, nos fuimos a dormir antes de que lloviera con mas fuerza.

日本料理

Al día siguiente, tras un desayuno tradicional, volvimos en coche a una estación de JR para tomar el tren de vuelta a Osaka. Los gerentes del hotel fueron tan simpáticos que nos hicieron unos oniguiris para el camino. Había sido una escapada corta, pero que tuvo todos los ingredientes: playa, montaña, carretera, onsen, buena comida… pero sobre todo, risas, muchas risas…