Ahora mismo lees el archivo de

Page 3

Sorteo navideño con Kaoto Videogames

10683512_646713722115322_4323880676621228103_o

Tal y como ya adelanté, el concurso que suelo hacer en el blog cada año para agradecer vuestro apoyo, vendrá este año de la mano de Kaoto Videogames, una de las tiendas online especializadas en videojuegos retro e importación más populares del país. El premio consiste en 60Euros para usar en una compra en la web oficial de Kaoto Videogames de cualquier producto que tengan disponible. Es decir, si vuestra compra (agregando los gastos de envío) es menor de esos 60Euros no se devuelve la diferencia, el premio se da por ya otorgado. La validez del premio es de ámbito internacional, así que podéis participar desde cualquier país.

kaoto videogames

Para participar lo tenéis muy fácil, podéis participar por facebook o twitter siguiendo estos sencillos pasos.

MEDIANTE TWITTER
1. Sigue a @Flapy y a @Kaotovideogames desde tu cuenta.
2. Haz un retweet de este tweet o twittea:

Estas navidades van a venir cargadas de #videojuegos con el concurso de @Flapy y @kaotovideogames. Más info en: http://tinyurl.com/flapykaoto

(tweets que empiecen por “@”, no nos mencionen a ambos o no incluyan el link a este post no serán participaciones tomadas como válidas)

MEDIANTE FACEBOOK
1. Dale a “Me Gusta” a las páginas de Facebook de Japoneando (enlace) y Kaoto Videogames (enlace).
2. Comparte la siguiente publicación en tu muro (enlace). Recuerda que has de hacerlo en modo público para que podamos contar tu participación, ya que no podremos verla si tu cuenta es privada:

Sharing

Como veis es muy fácil y rápido participar y, además, aquellos que concurséis por las dos vías (twitter y facebook)… ¡tendréis dos participaciones en el concurso!. Se puede concursar hasta el día 21 de Diciembre de 2014 a las 23:59 (hora española) inclusive y se comunicará el ganador en el plazo de 48horas tras la finalización del concurso. Si tenéis cualquier consulta que realizar utilizad los comentarios de esta entrada en el blog.

ACTUALIZACIÓN: Tenéis la lista de participantes y el ganador AQUI.

¡ MUCHA SUERTE A TODOS !

12 fotos, 12 meses, 2014

Casi sin darnos cuenta, ya estamos en el último mes del año, apenas quedan 3 semanas para que llegue al 2015 y, tal y como hice en 2011, 2012 y 2013. Voy a resumir también este año en 12 fotografías, una por cada mes:

知床

ENERO: Comencé el año volviendo a Japón, donde comenzaría la Operación Hokkaido, que me llevaría a conocer la zona más fría del país nipón desde su capital, Sapporo, hasta el Shiretoko. Una aventura en la que me bañé en onsen rodeados de hielo y en la que descubrí paisajes impresionantes.

露天風呂

FEBRERO: En febrero terminé mi ruta por Hokkaido y comencé una ruta por Shikoku y Kyushu, en una búsqueda de los mejores onsen y rotemburo, algunos tan conocidos como Dōgo Onsen y otros perdidos en la montaña que ni siquiera vienen en las guías a los que hay que acceder haciendo una buena caminata.

Yukata 6

MARZO: En Marzo dejé de viajar por Japón durante unas semanas y volví a Osaka. Aproveché esos días para retomar otros proyectos personales, como las sesiones fotográficas con modelos japonesas. También me preparé para la temporada alta de mis guías por Japón, ya que empezaría ahora y no pararía hasta el final del verano.

Hanami 2014 Fukuoka

ABRIL: Este mes, como ya viene siendo costumbre, es el de los Hanami (la celebración del florecimiento del cerezo). Aunque ya a finales de Marzo asistí a alguno que otro, Abril es el mes fuerte, esta foto es concretamente de uno que hicimos en Fukuoka.

Tokyo views from Mori Tower

MAYO: Debido a mis idas y venidas por el país con grupos de viajeros, el mes de Mayo lo pasé mayormente en Tokyo. Así que aproveché para disfrutar de la capital nipona como hacía tiempo que no lo hacía: visité el hotel donde se rodó Lost in Translation, asistí al Sanja Matsuri de Asakusa y subí a la Torre Mori, en Roppongi Hills (desde cuyo mirador fue tomada la fotografía).

ペニスコラ

JUNIO: Tras unos pocos días (al principio del mes) que pasé en Hong Kong, volví a mi país natal y estuve disfrutando España, ya sabéis, aprovechando para quedar con familiares y amigos y dándome algún que otro homenaje al cuerpo con la comida española. :)

NoPasaNadismo

JULIO: Estando en España surgieron nuevos proyectos laborales, por lo que mi estancia tuvo que prolongarse más de lo esperado. Eso sí, también aproveché para hacerme un buen viajecito por Andalucía. A finales del mes de volví a Japón a seguir trabajando en mis guías turísticas.

Ehime

AGOSTO: Durante el mes de Agosto, entre guía y guía, aproveché para disfrutar de algunas playas japonesas con mis amigos, entre ellas las de Shirahama y algunas playas nuevas que descubrí en Ehime, una prefectura del norte de Shikoku de la que también pude visitar el interior y que me sorprendió gratamente.

高野山 (iPhone5)

SEPTIEMBRE: En Septiembre el volumen de trabajo creció bastante (es curioso ver como, cada vez, más gente viaja en este mes en vez de en Agosto) y apenas tuve tiempo de nada más. El trabajo de guía es muy gratificante, pero apenas te deja tiempo para uno mismo. Esta foto la hicimos durante una de nuestras visitas al Monte Koya.

Beihai Park (iPhone5)

OCTUBRE: A partir de Octubre comencé a viajar de nuevo por placer después de varios meses de duro trabajo. Volví a China, concretamente a Beijing, su capital. Hacía años que no venía a esta ciudad, así que para mi fue un gran reencuentro. Tras ello, volví a pasar por Madrid antes de emprender mi siguiente viaje:

Flapy Mahal

NOVIEMBRE: Ha sido un mes claramente marcado por mi viaje a India, un país que no había despertado mi interés hasta que conocí a Carmen, ella me habló de forma tan inspiradora de él que le dije: “Si algún día viajo a India, será contigo”, y así fue. Además, también me pude reencontrar en Varanasi con una vieja amiga que tiene una ONG allí: Semilla para el cambio.

Navidad en Madrid
Fotografía de mi amigo Javier Hernández

DICIEMBRE: Y, finalmente, llegamos a Diciembre. Tras mis viajes, he vuelto a España para estar más tranquilo con familiares y amigos y prepararme para hacer frente a los nuevos proyectos que se presentan en 2015 (ya os hablaré de ellos más adelante). 😉

Estas han sido mis 12 fotos para los 12 meses de 2014. Espero que os hayan gustado.

Qué ver en un día en Osaka

新世界 Taken by iPhone
El Shinsekai es una de las zonas más “castizas” de Osaka

Ya regresé de mi escapada en la India y en breve escribiré un post respecto a mi experiencia allí, pero claro… me he encontrado con más de 1500 fotografías y me he dado cuenta de que me va a llevar un tiempo seleccionarlas, ordenarlas y procesarlas, así que ese post tendrá que esperar. Así que, para reanudar el blog, viendo el éxito de mis artículos de qué ver en un día en Nara o qué ver en Kyoto en un día usando los buses públicos, he decidido hacer lo propio con la que es mi ciudad favorita de Japón (y la que he elegido para vivir). Y, en un ataque de ingenio, he llamado a este post: “Qué ver en un día en Osaka“.

大阪駅

Esta visita está pensada para ser completada en un mismo día, así que podéis realizarla estando en Osaka o viniendo desde ciudades cercanas como Kobe o Kyoto. Suponiendo que lleguemos de estos lugares, nuestro punto de partida será la estación de JR Osaka (imagen sobre estas líneas), situado en el barrio de Umeda (¡Ojo!, no la confundáis con Shin-Osaka, la estación a la que llega el Shinkansen). Este barrio es uno de los puntos neurálgicos de la ciudad. Al salir de la estación seguro que os destacará un edificio: el Umeda Sky Bulding, que tiene un espléndido mirador 360 grados en la parte de arriba al que (si os apetece) podríais venir al atardecer antes de volver a vuestro punto de partida. Si prolongáis vuestro paseo por esta zona, recomiendo que también os acerquéis a echar un ojo al curioso edificio Gate Tower, famoso por estar atravesado por un carretera:

Gate Tower Building

Tras visitar el barrio de Umeda y perdernos por el barrio financiero, sus calles comerciales y los shōtengai (galerías cubiertas), recomiendo visitar el espectacular Castillo de Osaka. Para ello, habría que tomar la línea circular de JR hasta la estación de Ōsaka-jō kōen y atravesar los jardines desde la parte de atrás hasta llegar al castillo. Tras ello, lo ideal sería salir por el lado opuesto y volver a tomar la línea circular en la estación de Morinomiya. Aquí os dejo un episodio de Japoneando, que grabé con mi amiga Lei, sobre este lugar.

Nuestro siguiente paso, nos llevará hasta la estación de Shin-Imamiya, desde la cual divisaremos el enorme edificio Abeno Harukas en la lejanía. Saliendo por la salida este, podéis dirigiros al distrito de Shinsekai, que alberga la torre Tsūtenkaku (通天閣). Una vez hayamos llegado a este barrio, aconsejo tomarse un descanso y comer uno de mis platos favoritos de la gastronomía japonesa: el kushikatsu, que además es algo típico de este lugar. En las cercanías también encontraremos tiendas de moda vintage, varios restaurantes de Fugu y hasta un enorme balneario, el Spa World.

Heading Tsutenkaku

Tras ello, recomiendo continuar en dirección norte hacia Namba, para lo cual, tendremos que atravesar Den-den Town, el barrio de la electrónica y la cultura “otaku” de esta ciudad, algo así como el equivalente a Akihabara en Tokyo, pero bastante más pequeño y sin tanto gentío. Aquí encontraremos Maid-café y multitud de tiendas de todo tipo dignas de ser vistas tranquilamente. No obstante, si no sois muy “frikis”, podéis saltaros esta última parte e ir en JR o metro directamente a Namba.

Gamers

Una vez allí, os recomiendo dar una vuelta por Namba Parks y perderos por los alrededores del Hozenji Yokochō y Amerikamura antes de acabar en Dōtombori (道頓堀), una de las zonas más marchosas de la ciudad, donde encontraréis bares, izakayas, restaurantes, karaokes y, por supuesto, el nuevo cartel de Glico. En esta zona también podréis tomar takoyaki del bueno, no obstante, si preferís un sitio más elegante y tranquilo para cenar, podéis volver a Umeda para tener una panorámica de la ciudad desde el mirador del Sky Building e ir después a cenar con unas buenas vistas.

つぼらや

Por supuesto, este itinerario es uno de los muchos que se pueden hacer en esta ciudad, quizá otras personas recomienden otro, ya que han quedado fuera del mismo lugares tan emblemáticos como el acuario de Osaka, el templo de Shitennō-ji (uno de los más antiguos del país), o Tsuruhashi (el barrio coreano). Tampoco he incluido visitas a los alrededores de la ciudad, como el castillo de Kishiwada o el Bampaku Kōen. Para acabar os dejo con el itinerario en GMaps para que os hagáis una composición de lugar:

Si quieres viajar conmigo a Japón pulsa aquí.

Liándola en India

DSC_1456

Desde hace unos días estoy liándola en la India, los que me seguís en mi Twitter o mi instagram, ya lo sabéis. El caso es que, debido a que estaré disfrutando de estas merecidas vacaciones, no actualizaré el blog durante un par de semanas, así que os dejaré algunos links por si acaso os pudieran ser útiles durante mi ausencia.

– Si tienes dudas generales sobre Japón como, por ejemplo, cómo venir a trabajar aquí o información sobre becas, o venir a estudiar a una academia de japonés, no dudes en visitar la sección de preguntas frecuentes.
– Si buscas un guía en español para tu viaje al país del sol naciente pulsa aquí, si solo buscabas ideas para como diseñar tu viaje, aquí propongo algunos itinerarios.
– Si te sientes atraído por la cantidad de comidas y bebidas originales que me he encontrado durante mis viajes te recomiendo esta sección.
– Si estás interesado en el idioma japonés, te recomiendo el canal de Japoneando para aprender desde cero, aunque quizá te interese esta pequeña lista de libros y webs para aprender japonés.
– Si buscas información sobre destinos de Asia oriental o sudeste asiático prueba con China, Corea, Singapur, Vietnam, Taiwan, Tailandia, Malasia o Filipinas.
– Si lo que te gusta es la fotografía, no dudes en pasarte por el fotolog.

¡¡ FELIZ SEMANA A TODOS !!

El nuevo Cartel de Glico en Osaka

El  Nuevo Cartel de Glico en Osaka

El pasado 23 de Octubre de 2014, se inauguró el nuevo cartel de Glico en Osaka, esta es la sexta generación desde que esta marca pusiera su primer neón en de 1935 y, desde entonces, éste se convirtiera en un símbolo del barrio de Dōtonbori (道頓堀) y de la ciudad de Osaka. Esta generación es la primera que está iluminada con realizada con LEDs ya que, hasta ahora, todos habían sido de neón, como este de 1998 que es la única generación que yo había conocido:

Lugar elegido para encontrarnos>

Sé que puede sonar extraño que le dedique un artículo a un cartel publicitario, pero no es lo que anuncie o cómo lo haga, si no que esto es un símbolo de la ciudad y para los que llevamos allí viviendo años es algo significativo (quizá como el cartel del “Tio Pepe” en Madrid por poner un ejemplo). Ya os adelanté en mi instagram, que el cartel estaba en obras, en la foto podíamos ver la lona que cubría la remodelación con la imagen de Haruka Ayase :

Cartel de Glico en Obras

Desde el primer día ya hubo problemas con algunos leds que hacían unas feas rayas negras en la imagen y otros que parpadeaban, pero parece ser que la semana pasada ya quedó reparado. Al final de este post hay un vídeo del cartel actual (previo a esta reparación), no obstante, si queréis hacer una comparación aquí tenéis un vídeo que tomé hace 3 años del cartel anterior (para mi sección “2 minutos”).

New Glico II

Bueno, ya os dejo con el vídeo para que podáis hacer una idea de cómo es el nuevo cartel de Glico. A mi, lo que más me destaca (además del movimiento), es que, en vez de solo mostrar lugares populares de la ciudad de Osaka (como podíamos en la anterior generación) también se hacen alusiones a Kyoto, al shinkansen pasando por el monte Fuji y o a la torre de Tokyo, como símbolo de la capital nipona. En ocasiones el muñequito también da palmas sobre su cabeza, pero esta es la parte que menos me gusta, la verdad… ¿Qué os parece a vosotros?


Gracias Pol, sin tu ayuda
no hubiera podido publicar este post :)

El relato de las sensaciones

El relato de las sensaciones

Hoy, como es miércoles, hablaré de mis aventuras fuera de Japón. Continuaré con la historia de mi escapada a los Montes Wudang, en Hubei, China, cuyo capítulo anterior podéis leer en este post. Esa mañana me levanté muy temprano, desayuné fuerte y salí del hotel con la intención de hacer un recorrido de un día por los montes. Al torcer la esquina donde me despedí de la chica del tren, vi aparecer a Lucy (el nombre inglés de la chica que estaba en la recepción la tarde anterior y que hoy sería mi guía).

DSC_1389

No pude evitar esbozar una sonrisa cuando la vi llegar. Nos dimos los buenos días y nos preguntamos casi a la vez si habíamos desayunado (ambos habíamos comido ya). Tomamos un bus de línea y nuestra conversación se fue apagando debido al sueño. Aunque yo era el (supuestamente) más interesado en hacer esta visita, ella estaba mucho más despejada y animada que yo (que me limitaba a permanecer despierto). Llegamos al final de la línea y andamos un tramo hasta llegar a la entrada. La primera impresión fue un poco extraña, me encontré con unas edificaciones modernas, imitando la arquitectura antigua, muchas aún a medias de construir, con enormes espacios vacíos que seguramente se convertirían en un futuro cercano en cafeterías, tiendas y puestos de souvenirs (véase imagen sobre este párrafo). Se ve que quieren montar un circo turístico aquí, y me alegro de no haberlo visto así todavía, aunque lo ideal hubiera sido llegar hace un lustro, que seguro que no había nada de esto.

DSC_1418

Comenzamos a subir el monte Zhanqifeng, pasamos por el templo de la Nube Púrpura y continuamos la ascensión. Lucy me iba explicando los detalles que ella conocía del lugar, pero yo le preguntaba a ella, sobre su familia y sus costumbres. Después de haber vivido durante meses en una ciudad grande de China como es Guangzhou, sentía curiosidad de saber de primera mano cómo era la vida de una chica de apenas 20 años de un pueblo del interior. Pero lo más increíble fue que hacía menos de 24 horas no podíamos entendernos y nos costaba expresar ideas simples y en ese momento parecía que podíamos hablar de cualquier cosa. ¡Cuán curiosas son las relaciones humanas!

Montañas Wudang

Llegamos hasta arriba del todo, vimos como los grandes grupos de turistas chinos identificados por pegatinas de colores (y liderados de guías armados con banderitas) iban ocupando las zonas que apenas media hora antes acabábamos de pisar. Durante el ascenso vimos paisajes mágicos, pero os hablaré de ellos en una entrada dedicada exclusivamente a la belleza y la historia de este lugar. Hoy simplemente quiero acabar el relato de las sensaciones que me recordaron quién era, por qué amaba viajar y qué había venido a buscar allí. Aunque yo no me había dado cuenta todavía, no había venido a buscar una experiencia, una fotografía o un paisaje, ni siquiera un templo, un resto arqueológico o los vestigios de una antigua dinastía. Había venido a encontrarme a mí mismo y a recordarme que por mucho que haya andado, aún me quedaba mucho por caminar…

DSC_1528

Llevando la contraria a la metáfora, iniciamos el descenso. Yo quería explorar más caminos que antes no habíamos tomado y fuimos haciendo otras combinaciones en nuestro regreso. El camino se alargaba, pero ya había llegado la tarde y el hambre apretaba. Habíamos tomado algunas frutas y dulces a lo largo de la mañana para matar el hambre y asegurarnos la energía de los azúcares, ya que en un alarde de ingeniería, en vez de permitir la ascensión por un camino en cuesta, la misma se realizaba mediante un número de escalones que podía contarse por millares (y no es una exageración). Lucy, que al principio de la jornada se atrevió a fanfarronear de que ella estaba acostumbrada a esta montaña (ya que la había visitado desde niña), no me decía nada pero yo podía leer en su cara el cansancio, además que dejó de iniciar las conversaciones, síntoma inequívoco de que ya necesitábamos pararnos. Nos sentamos a comer en un puesto al borde de uno de los caminos que atravesaban el bosque. Yo apenas comí (algo extraño en mí, pues soy algo glotón) pero ella lo hizo con ganas.

Comiendo con Lucy

Tras la comida, continuamos el camino de retorno con un paso mucho más relajado. Ella me confesó que estaba muy cansada y que no entendía muy bien que yo hubiera venido desde tan lejos solo para tomar fotos. Normalmente los extranjeros iban hasta allí para quedarse varios días pernoctando en los templos y practicando taichí o artes marciales. Yo le hablé de mi país y le enseñé fotografías y ella me dijo que también iría hasta España a tomar fotos y que así me entendería. Me habló de sus sueños y ambiciones, y entre los más diversos temas se nos escaparon las horas. Llegamos al pueblo de nuevo cuando el sol ya comenzaba a caer. Me despedí con un abrazo (y digo “me” porque fue iniciativa mía) y con un millón de gracias. Ella tardó en reaccionar, nunca había recibido un abrazo de una persona que había conocido hacía 24 horas y me confesó que otra chica en su caso se podría haber sentido ofendida. Tras ello, me abrazó ella a mí, esta vez motu proprio y me hizo prometer que volvería a verla y que si ella venía a España sería yo el que haría de guía. Le ofrecí mi meñique como garantía y ella lo rodeó con el suyo antes de despedirse y desaparecer por una de las callejuelas, eso si, sin dejar de mover el brazo en señal de despedida hasta perder el contacto visual.

DSC_1662

Yo volví al hotel, nada más llegar me duché y me cambié, realmente lo necesitaba. Como apenas había comido, decidí salir a merendar algo antes de que atardeciera del todo, pero en ese momento llamaron a la puerta de la habitación. Miré por la mirilla y vi que eran los niños que conocí el primer día que, como sabían que me iba temprano al día siguiente y no podrían verme, venían a despedirse ¿que detallazo, verdad?. Al abrir la puerta un poco, entraron todos en tropel a ver cómo era la habitación… no, no hablo de asomarse… ¡si no de entrar hasta el fondo!… fue muy gracioso. Antes de irnos todos juntos a merendar les hice esta foto, imagen con la que cierro esta historia… una historia que versa de compañeras de un viaje de tren, de pequeños amigos que no hablan tu idioma y de guías improvisadas que no dejan de sonreir… ¡Ah! y de montañas… también habla de montañas… 😉

1116245_10153166843095637_1137012928_o