Dormir en un manga kissa (漫画喫茶で寝る)

Esta foto es la leche, sino fuera por los dos espontáneos

Aunque ya os he contado en alguna ocasión que he tenido que acabar la noche en un manga-café (en japonés manga kissa – 漫画喫茶 ), nunca he hablado de ello con detalle, pero aprovechando que la post-fiesta de la kdd 4.0 de Tokyo acabó conduciendome a dormir allí, junto con mi buen amigo Ale, voy a dedicar este post a contaros la anécdota. Todo empezó precisamente cuando el fiestón se acabó, desayunamos algo, y nos despedimos de la gente. En ese momento Ale y yo, solos en la mañana dominical nos dirigimos a buscar un sitio donde poder dormir unas horas. Por cierto, os recomiendo que leáis aquí su versión de esta misma historia.

Se nos pasó de todo por la cabeza : hoteles, karaokes… pero al final lo mas simple fue dirigirse a un manga kissa que cumpliera la condición de tener duchas. No os imaginéis estos locales como un café internet convencional lleno de comics y revistas en las estanterías, si no que es algo más complejo: tienes máquinas expendedoras de bebidas no alcohólicas totalmente gratuitas y, dependiendo de las necesidades que tengas, hay cabinas individuales, dobles y hasta de grupo. Por ejemplo, la fotografía junto a estas líneas es de una sala doble con sofá de un internet-café de Osaka.

P1010010

Las hay con ordenador, televisión, reproductor de DVD, consolas de videojuegos, etc. Y ya no es solo lo que quieras utilizar !! Si no que puedes optar por tener una silla normal de oficina, un sofá, un diván y hasta sillones que dan masajes !!. Nosotros concretamente escogimos cabinas individuales con sólo ordenador pero con tatami (a modo de colchoneta) en vez de asiento y allí nos tumbamos (si hace frío también tienen mantas). Por supuesto, caímos dormidos prácticamente en el acto. Para que veáis como son echad un ojo a la foto superior.

P1010009

Tras cuatro o cinco horas durmiendo, pedimos que nos reservaran las duchas, ya que tienes que pedirlo con unos 20 o 30 minutos de antelación por si hay gente esperando o usándola (ya que lo tienen que limpiar todo y no hay muchas duchas, en este caso solo tenían dos). La ducha no es solo el plato de ducha sino, una pequeña sala con lavabo y espacio para cambiarse, como podéis ver en la foto. Por cierto, todas estas fotos se las he «robado» a mi compañero de fatigas de esa noche.

Por cierto, todo esto nos costó 3000yenes (púlsese sobre la cantidad para ver al cambio actual).
¿Qué me decís? ¿Qué os parecen estos sitios? ¿Acabaríais una «post-fiesta» aquí?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.