Fluyendo pero controlando

Temple of Debod

Hoy me he despertado en una cama en la que hacía tiempo que no dormía, aún mi casa estaba en silencio, tal vez el desajuste horario ha hecho que me levantara el primero. Me he hecho una taza de Cola-cao y aún humeante la he colocado al lado mío en el ordenador y me he puesto a escribir, ya tenía ganas de volver a bloguear. Oigo una alarma en la habitación de mi hermano, sí, estoy de nuevo en casa. De vuelta en Madrid casi sin darme cuenta.

Aluche
Así ha amanecido hoy en el madrileño barrio de Aluche

Me vuelvo a percatar de que, otro año más, con la misma naturalidad con la que me he puesto la bata para estar por casa, he finalizado otra vuelta al mundo (no se si esta es la tercera o cuarta vez que lo hago). Así, sin planearlo, ni anunciarlo con meses de antelación, sin títulos rimbombantes, ni coletillas del estilo «sin billete de vuelta», simplemente, como decía una amiga sevillana «fluyendo pero controlando«…

Estoy muy contento de lo que ha sido este año, pero seguro que el siguiente es aún mejor… poco más puedo decir. Bueno sí…ただいま!! 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.