Ahora mismo lees el archivo de

Cultura japonesa, Page 3

El festival japonés del pene

Japonesas chupando caramelos con forma de pene

Sí, se que suena muy directo dicho así, pero es que es más fácil recordarlo como festival japonés del pene, que Kanamara Matsuri, que es como realmente se llama el evento. Aunque no es el «único de su especie», realmente, a lo largo y ancho de Japón y en diferentes épocas se celebran muchos festivales similares a este, de mayor o menor popularidad o conmemorando una causa u otra (ya os hablé de los hombres rosas de Miyano, por ejemplo).

チンコ飴

Este festival shintoísta se celebra anualmente cada primavera en la pequeña localidad de Kawasaki (en la prefectura de Kanagawa, cercana a Tokyo), el primer domingo de Abril en el Santuario de Wakamiya. Lugar que siempre tuvo relación con el sexo ya que, antiguamente, las prostitutas de la zona acudían a rezar para pedir protección o curación de enfermedades de transmisión sexual. Como véis es un matsuri bastante peculiar, ya que ya en los alrededores del templo ya nos encontramos caramelos, dulces, llaveros y todo tipo de productos de forma fálica que os podáis imaginar.

Penis products

El ambiente de la zona es muy alegre, aunque el festival cada año está más lleno de gente, ya que está ganando mucha popularidad por lo surrealista que es, sobretodo entre los visitantes extranjeros. Yo llevo ya varios años en Japón y nunca me hubiera imaginado ver a tantas niponas saboreando caramelos con esas formas tan «caprichosas». No obstante, no todo es merchandising genital, como todo buen festival que se precie hay un sentido. Además de la protección, también se pide por el bienestar de la pareja, la prosperidad de los matrimonios y, por supuesto, por la fertilidad.

Procesión

Todo esto se manifiesta en un desfile en el que participan personas de todas las edades (como podéis ver en la fotografía sobre estas líneas) y en el que destacan tres o-mikoshi (capillas portátiles que llevan entre varias personas mediante unos postes): el falo de metal, el falo de madera y «Elisabeth», el falo rosa:

エリザベス神輿

Todos tienen su significado, por ejemplo, el falo de metal, según la leyenda fue creado cuando un demonio muy celoso se enamoró de una joven humana y se alojó entre sus piernas para que nadie más que él pudiera poseerla, ya que si alguien se atrevía, le arrancaría el miembro con sus afilados dientes estratégicamente ubicados ;). Hasta que le hicieron la trampa de ir con el falo de metal, el demonio, al morder, se rompió los dientes y huyó para siempre.

Alegría
Durante el festival la gente rebosa alegría en cada rincón 😀

El falo rosa, también tiene su historia graciosa, fue donado al santuario por una agrupación de travestis a través de un sacerdote del templo (padre del actual) que se llevaba muy bien con ellos. Esta asociación se llamaba «Elisabeth» y el mikoshi ha heredado el nombre, por eso es siempre llevado por japoneses travestidos:

Travestidos
Algunos japoneses travestidos llevan a Elisabeth
entre risas, cantos y gritos de ánimo 🙂

La verdad es que fuimos un grupo de amigos y nos lo pasamos genial, eso sí, lo veo un evento curioso para conocerlo pero no es algo que iría a ver cada año, además, en mi opinión, se está saturando bastante, aún así creo que es una forma alegre para empezar la semana, así que, aquí os dejo algunas fotos más… ¡Buen comienzo de semana! 🙂

Satoko saboreando
¡Otras los prefieren bien grandes! (las caramelos, se entiende)

Zapaticos Bandera Falo de Metal
En estas fotos más pequeñas también podéis
ver otros grandes momentos del desfile

Atributos
Un asiduo del templo, desde la valla del mismo,
exalta sus atributos vestido para la ocasión 😉

Yo siempre bien rodeado
Y para acabar, yo feliz y contento de la vida rodeado de
unas chiquillas muy simpáticas que conocí en el festival

Hanami 2012

Hanami 2012

Tras unos días de descanso primaveral vuelvo a las andadas lleno de energía y qué mejor forma de regresar que hablando del Hanami de este año que además ha sido muy especial. La razón es que, normalmente, elijo un lugar para ver el florecimiento del cerezo, por ejemplo, el año pasado estuve en Kyoto, el año anterior en Nagoya, etc… pero este año y gracias al JRPass que me patrocinaron mis amigos de Destinos Asiáticos, he podido observarlo en diferentes puntos de la geografía nipona.

鳥と桜
Un pajarillo juega entre las flores del sakura recién florecido

Ya sabéis que el florecimiento del cerezo es uno de los más celebrados en la cultura japonesa. Grupos de amigos, familias, compañeros de trabajo, parejas, etc… se reunen para pasear, comer y beber, en lo que se denomina Hanami (花見), «Hana«(花) significa flor y «Mi«(見) significa mirar/observar. Cada población tiene sus lugares emblemáticos dónde reunirse (evidentemente las grandes ciudades grandes tienen muchos lugares distintos). Yo, de momento, os traigo unas pocas fotografías de cómo se ven algunos de esos lugares estos días. Espero que os gusten. 🙂

中目黒花見
El río Meguro en Tokyo es uno de mis lugares favoritos
en la capital nipona para observar el florecimiento de los cerezos.

岸和田城花見
El Castillo de Kishiwada, está precioso estos días y se está muy bien,
ya que tiene bastantes menos visitantes que otros castillos de las cercanías

四天王寺花見
El templo de Shitenno-ji en Osaka es uno de los lugares
emblemáticos de la ciudad para ver los cerezos en flor.

Kimono girl and sakura
Una chica pasea al atardecer entre los cerezos del barrio de Gion, en Kyoto

¿En qué sitio os gustaría a vosotros pasar el hanami? 😉

<< MÁS FOTOS DEL HANAMI

Miyamoto Musashi (宮本武蔵)

Musashi sobre la ballena

Miyamoto Musashi (宮本武蔵) fue un famoso Rōnin (guerreros nómadas que no trabajaban para nadie en concreto ni pertenecían a una ningún colectivo) de la época feudal japonesa, y, posiblemente uno de los más conocidos en todo el mundo. También practicó la pintura y la caligrafía, fue el fundador del arte marcial Niten Ichi Ryu y autor del Libro de los Cinco Anillos. Empecé a interesarme especialmente por este personaje, cuando visité por primera vez el Castillo de Kokura. Aunque su existencia está totalmente verificada históricamente, alrededor de él han surgido numerosas leyendas.

Miyamoto Musashi

Nació entre el 1580 y el 1582 (no se sabe con exactitud) en una familia de tradición guerrera. Su primer combate tuvo lugar cuando apenas tenía 13 años, en el que venció al experimentado Arima Kigei y, desde entonces, jamás fue derrotado en combate directo cuerpo a cuerpo. A los 16 años comenzó su vida nómada para perfeccionar su técnica y buscarse la vida. Se dice que en el 1600, participó en la sanguinaria Batalla de Sekigahara (que duró tres días y definió el principio de la era Edo) y que, aunque su bando perdió, sobrevivió al enfrentamiento y a los años de posterior persecución de los supervivientes. De dónde si hay constancia real de su presencia es en la Rebelión Shimabara. Su estilo de lucha era bastante particular puesto que usaba dos bokken de madera.

宮本 武蔵

Sus últimos años los pasó en el castillo de Kumamoto, en Kyushu, como vasallo del Clan Hosokawa. Luego se retiró a la Cueva de Reigandō (para meditar y escribir sus libros), donde murió de cancer en 1645. Este guerrero ha sido fuente de inspiración para películas, libros, mangas, ilustraciones y videojuegos. Sin ir más lejos, el manga Vagabond versa sobre su vida y sus viajes y el personaje Haohmaru del juego Samurai Showdown está inspirado en él:

Samurai Shodown II - Haohmaru

¡FELIZ FIN DE SEMANA A TODOS!

Osechi (御節料理)

japanese Osechi from Wikipedia

Cada año, cuando llegan estas fechas, suelo hablar de algún elemento propio del año nuevo japonés : O-shōgatsu (御正月). Años anteriores hablé de :

Y este año me gustaría comentar la simbología del Osechi, la comida nipona de año nuevo, que además de ser deliciosa, también tiene su significado. Viene muy bien presentada en unas cajitas lacadas llamadas jūbako (重箱), parecidas a los bentou, pero que se apilan en varias alturas.

Japanese Osechi from Wikipedia

Los alimentos del Osechi se preparan los últimos días del año que finaliza (o se compran en establecimientos especializados) y se consumen durante los 3 primeros días del año entrante. Representan los buenos deseos para la nueva etapa que comienza, de esta forma, las huevas de pescado simbolizan fertilidad, el bambú, constancia y tenacidad, el daikon y el bogavante, longevidad, las algas, felicidad, el besugo, celebración, las kuromame (judías negras), salud y/o vigorosidad y podríamos seguir con un variado etcétera de ingredientes que dependen de cada región y hasta de cada familia.

Y ahora sí que, sin más dilación, os deseo a todos…
¡¡ FELIZ AÑO NUEVO !!

NOTA: Las fotografías de este artículo han sido obtenidas de la wikipedia

El 4, número de la mala suerte

Where's 4th floor?

Este es el ascensor de mi nuevo apartamento en Guangzhou, antes lo tenía en el barrio de Tianhe, y me planteé cambiarme a Zhujiang New Town, pero finalmente me he ido a un barrio con menos extranjeros (ya os hablaré de él) a ver si así aprendo chino de una vez por todas. El caso es que, si os fijáis, no hay botón para la cuarta planta, la llaman 3A y es porque el 4 es el número de la mala suerte en China, superstición que también han heredado los japoneses y coreanos. Fue algo que ya me pareció muy curioso cuando me lo explicaron recién llegado a Japón hace ya seis años. Nunca había hablado de ello en el blog y, justo hoy que he visto los botones al bajar a comer, me he acordado.

Cuarta planta

Resulta que 4 en chino (四) se pronuncia «si», igual que muerte (死), aunque se escriban con caracteres distintos. Esto en Japón también sucede ya que la lectura Onyomi (pronunciación japonesa de los kanji que se adaptó del chino) de ambos términos es la misma:»shi». De la misma forma, en Corea sudece con la pronunciación sa (사) para decir 4 (gracias a Felipe de Eurowon por dejarnos esta información en los comentarios). Esto llega al extremo de que en muchos edificios, hoteles y sobretodo, hospitales, no hay planta cuarta, o habitación 4, como es el caso del piso donde vivo. En general, en los países de Asia oriental hay muchas supersticiones polisémicas y homofónicas, hoy solo he comentado una de las más evidentes, aunque ya hablé de otra cuando dí algunos consejos para los negocios en China, así que, estaría muy bien que, si conocéis más, las pusiérais en común en los comentarios.

DSC_0248

Sumi y Suzuri (墨と硯)

Sutra

Ya hace tiempo que os comenté que estuve yendo al Monte Hiei a un curso de curso de transcripción de sutras, en japonés, Shakyo (写経). Una disciplina que viene de la edad media japonesa, en la que, al no haber imprentas, las copias de los sutras se hacían a mano en los templos, por lo que es una de las habilidades que los monjes debían conocer. Actualmente es algo que se realiza como hobby, requiere paciencia, precisión y paciencia, y con práctica puedes hacer cosas muy chulas.

墨

Para el desarrollo de esta actividad hay dos piezas clave el Sumi (墨) y el Suzuri (硯), que también son utilizados en otras disciplinas como el Shodo (書道), la caligrafía tradicional. El Sumi (墨) es un tipo de tinta sólida que se empezó a usar en China, a principios del s.XII (lo podéis ver en la foto inmediatamente superior), pero pronto se extendería también a Japón gracias al budismo. Tradicionalmente estaba hecho de algún tipo de hollín, prensado con ciertos tejidos animales. Esto permitía el fácil transporte de un sustitutivo sólido a la tinta líquida.

Inkstick

El Suzuri (硯), es la herramienta que nos ayuda a convertir en tinta el Sumi. Se trata de un artefacto rectangular u ovalado, realizado a partir de un tipo muy concreto de piedras (pueden ser acuáticas o sedimentarias) que ha de poseer unas cualidades muy concretas. De hecho, dicen que las buenas tintas no revelan su belleza hasta que no se frotan en el Suzuri adecuado. La forma de realizar esta operación es, humedecer el suzuri echando un poco de agua fria y frotar el sumi contra la superficie del mismo que, al estar inclinado acumula la tinta líquida en uno de los extremos, tal y como vemos en la imagen superior.

¡Ya tenemos nuestra tinta líquida! ahora solo tenemos que aplicarla de la forma adecuada según la disciplina estemos practicando. 🙂