Ahora mismo lees el archivo de

Kyushu, Page 2

Miyamoto Musashi (宮本武蔵)

Musashi sobre la ballena

Miyamoto Musashi (宮本武蔵) fue un famoso Rōnin (guerreros nómadas que no trabajaban para nadie en concreto ni pertenecían a una ningún colectivo) de la época feudal japonesa, y, posiblemente uno de los más conocidos en todo el mundo. También practicó la pintura y la caligrafía, fue el fundador del arte marcial Niten Ichi Ryu y autor del Libro de los Cinco Anillos. Empecé a interesarme especialmente por este personaje, cuando visité por primera vez el Castillo de Kokura. Aunque su existencia está totalmente verificada históricamente, alrededor de él han surgido numerosas leyendas.

Miyamoto Musashi

Nació entre el 1580 y el 1582 (no se sabe con exactitud) en una familia de tradición guerrera. Su primer combate tuvo lugar cuando apenas tenía 13 años, en el que venció al experimentado Arima Kigei y, desde entonces, jamás fue derrotado en combate directo cuerpo a cuerpo. A los 16 años comenzó su vida nómada para perfeccionar su técnica y buscarse la vida. Se dice que en el 1600, participó en la sanguinaria Batalla de Sekigahara (que duró tres días y definió el principio de la era Edo) y que, aunque su bando perdió, sobrevivió al enfrentamiento y a los años de posterior persecución de los supervivientes. De dónde si hay constancia real de su presencia es en la Rebelión Shimabara. Su estilo de lucha era bastante particular puesto que usaba dos bokken de madera.

宮本 武蔵

Sus últimos años los pasó en el castillo de Kumamoto, en Kyushu, como vasallo del Clan Hosokawa. Luego se retiró a la Cueva de Reigandō (para meditar y escribir sus libros), donde murió de cancer en 1645. Este guerrero ha sido fuente de inspiración para películas, libros, mangas, ilustraciones y videojuegos. Sin ir más lejos, el manga Vagabond versa sobre su vida y sus viajes y el personaje Haohmaru del juego Samurai Showdown está inspirado en él:

Samurai Shodown II - Haohmaru

¡FELIZ FIN DE SEMANA A TODOS!

El Castillo de Kokura (小倉城)

Castillo de Kokura

El castillo de Kokura (小倉城), es uno de los puntos obligados para el turista en Kitakyushu, aunque es cierto que no es tan espectacular como el castillo de Osaka o el Castillo de Nagoya (y aún menos, el de Himeji). Fue construido en 1602 por el samurai Hosokawa Tadaoki, que participó activamente en varios conflictos históricos como en Batalla de Komaki (en la que participo en el bando de Toyotomi Hideyoshi) o el asedio de Osaka.

小倉城

El castillo original se quemó en 1865 durante una guerra de clanes, y se inició su reconstrucción en 1959. La restauración total, cuyo resultado podemos disfrutar en la actualidad se acabó en hace dos décadas. El recinto del castillo es de libre acceso, pero para acceder al interior hay que pagar una entrada de 350yenes. Dentro encontraremos un museo sobre la historia de la ciudad y un centro de interpretación sobre el castillo. Algunas de las recreaciones históricas son muy interesantes, pero (según creo recordar) son sólo en japonés.

Humor Amarillo

Para acceder al castillo solo hace falta andar unos 10-15 minutos desde la estación de Kokura (varios carteles indican el camino), además los alrededores de esa estación son bastante curiosos, llenos de calles estrechas con bares decrépitos y un antiguo barrio rojo ya en decadencia, también el «Tanga Market» está en los alrededores. Si necesitáis más información aquí tenéis la página oficial.

Kokura Spring

Festival de las linternas de Nagasaki

Nagasaki Lantern Festival

Ayer, como cada año nuevo lunar, comenzó el Festival de las linternas de Nagasaki(長崎ランタンフェスティバル), que celebra el Año Nuevo chino de una manera especial, ya que esta ciudad tiene mucha influencia de su país vecino debido a que fue una de las pocas que, durante el Sakoku(el cierre de fronteras que hubo entre el 1641 y el 1853), aún mantuvo relaciones comerciales con el extranjero, mayormente China (aunque también tuvo mucha relación con los holandeses).

Farolillo Amarillo

Esta influencia queda patente en su barrio chino y en muchos de sus templos, pero quizá este festival sea la manifestación más clara de este mestizaje sino-japonés. La verdad es que es un momento ideal para ir a Nagasaki, no hace tanto frío como en otras ciudades japonesas más al norte y la ciudad está preciosa, llena de luz y de vida. Afortunadamente, aunque hay mucha más gente que en otras épocas del año, tampoco es agobiante.

Techo de linternas

Yo estuve el año pasado en compañía de mis amigos de la productora VIDICAM, tras un largo itinerario por el oeste de Japón, y lo disfrutamos mucho, además tuvimos la oportunidad de asistir (en el Santuario de Suwa), a una ceremonia de Setsubun, que como ya os comenté, es una celebración que aún permanece de cuando los japoneses usaban el mismo calendario lunar que los chinos (que es el que utilizaban antes de adaptarse al calendario gregoriano en 1873).

長崎ランタンフェスティバル

Con la llegada del atardecer, la ciudad se pone (nunca mejor dicho) el traje de luces y, las calles en torno al río Nakashima, sobretodo en las cercanías de Meganebashi (véase la ubicación en Google Maps) se colorean con las luces de las linternas y, las figuras de papel iluminadas con formas de animales y signos zodiacales, se reflejan sobre el agua. Las calles comerciales circundantes también se engalanan, como este Shōtengai del barrio de Suwamachi.

Feliz año del Dragón

También hay espectáculos callejeros, desfiles y actuaciones en diferentes zonas, así como puestecillos callejeros, toda la ciudad está de fiesta, hasta los templos se visten con farolillos, y la gente, si ya de por sí es acogedora todo el año, lo es aún más, el ambiente festivo se palpa en la atmósfera. No os lo podéis perder si estáis por la zona en estas fechas. El evento dura unas 2 semanas, este año (2012) dió comienzo ayer (23 de Enero) y finalizará el 6 de Febrero, no obstante, para tener más información lo mejor es que os dirijáis a la web oficial del evento, yo, de momento, os dejo algunas fotografías más.

Vendedoras


Pala samisen

Año del dragón
Por supuesto, este año, el dragón es el protagonista

La otra Nagoya (名護屋)

名護屋城

Además de la Nagoya en la prefectura de Aichi que todo el mundo conoce, existe una muy pequeña, habitada por unos pocos cientos nipones, en su mayoría pescadores ubicada en la prefectura de Saga (ubicación en Google Maps aquí). Este lugar hace 500años tuvo una gran importancia ya que, aquí Toyotomi Hideyoshi, construyó una espectacular fortaleza que le serviría como base para su invasión de Corea del sur. Aunque, actualmente, de este castillo, apenas queda la roca conmemorativa con forma de empuñadura de katana que veis en la fotografía superior.

DSC_9355

Si además del monte del castillo visitamos el pueblo o la vecina localidad de Yobuko, nos daremos cuenta de que, hoy en día, es uno más de los pueblos pesqueros de la zona, donde uno de los productos estrella es el calamar, de hecho, encontraremos varios calamares secándose (ya sea tendidos o en una rueda de secado) durante nuestro paseo. Curiosamente, durante la navidad, ponen un árbol en una de las plazas del pueblo y cuelgan calamares de colores a modo de adorno en sus ramas

DSC_9332b

Descubrí «la otra Nagoya» durante mi viaje como ayudante de productor con Vidicam, (cuando estuvimos rodando un documental del que seguro que tendréis noticias pronto) y la verdad es que es muy gratificante visitar estos lugares donde apenas vienen extranjeros. La gente es muy amable y todo es muy tranquilo…

¡¡ BUEN FINDE A TODOS !!

Mamemaki (豆撒)

Ya os comenté que durante mi estancia en Nagasaki, asistí a un Setsubun, celebración, cuyo punto álgido es el Mamemaki (豆撒), momento en el que lanzan semillas de soja tostadas para ahuyentar os malos espíritus mientras se grita : 鬼は外!福は内!(Fuera los demonios, dentro la buena suerte). Algo que podéis ver en el vídeo que grabé a continuación (atentos que es muy curioso):

Según la tradición, para asegurarte fortuna y salud en el año que entra se debería coger y comerse tantas habas de soja como años tengamos, algo muy relacionado con el concepto nipón de longevidad. En el vídeo podéis observar, que esta acción es realizada por un grupo de hombres (y mujeres, aunque esto es ago reciente) ilustres en la ciudad, que nacieron en ese mismo año lunar, pero en las casas lo suele hacer el cabeza de familia en el umbral de la entrada o lo lanza sobre algún otro miembro disfrazado de demonioOni wa soto

¡ BUEN FÍN DE SEMANA A TODOS !

Tōmeizan Kōfuku-ji (東明山興福寺)

DSC_0232

Durante mi estancia en Nagasaki en los días posteriores al Setsubun, estuve trabajando con la productora española Vidicam, y recorrimos algunos templos de la ciudad, ya que son especialmente bonitos debido a la influencia china. Así que hoy voy a volver con mis entradas sobre templos a lo largo y ancho de la geografía japonesa, vamos a volar a Nagasaki, para hablar del Tōmeizan Kōfuku-ji (東明山興福寺).

DSC_0205

Es un templo budista que me gusta mucho porque, además de ser uno de los pocos que sobrevivió a la bomba atómica, es bastante vistoso, por los colores, las palmeras… además, como fui durante el festival de las linternas que hay paralelamente a la celebración del año nuevo chino, estaba adornado con farolillos y figuras que luego se iluminarían, lo que le daba un aspecto aún más colorista.

DSC_0259

Además a nivel histórico y cultural, también es un lugar importante, ya que es el primer templo de la escuela Obaku, una de las tres escuelas del budismo Zen en Japón, cuya base actual está en el templo Mampuku-ji de Uji. Las otras dos escuelas zen son la Rinzai y la Sōtō).

DSC_0274
El Tōmeizan Kōfuku-ji durante un cálido atardecer (web oficial aquí)

Fue fundado por un monje chino a principios del s.XVII para rezar por la seguridad de sus viajes por el mar. En aquellos momentos, esta ciudad era un punto neurálgico para el comercio internacional y tenía mucha actividad marítima, no solo con China, si no también con España, Portugal y Holanda.

DSC_0275
En estos días comienza a florecer la primavera

Otra cosa que me gusta de este templo es el espectacular Gyoban (魚板) una especie de gong con forma de pescado que se solía utilizar para avisar de las diferentes horas a los monjes. No se si este concretamente sigue en uso o no, pero sé que en muchos templos se sigue utilizando.

DSC_0246